El ministro de Economía, Martin Guzmán, confirmó este viernes que habrá modificaciones regulatorias en las operaciones cambiarias financieras con la intención de contener la escalada de la brecha con el dólar oficial, que se ubicó bien por encima del 100%. Sin precisiones aún sobre las medidas, el funcionario adelantó un cambio de dirección en la estrategia del Gobierno, que implicaría flexibilizar algunas de las restricciones al contado con liquidación (CCL).

"Vamos a facilitar esas operatorias", afirmó Guzmán durante una entrevista realizada en el marco del Coloquio de IDEA. "Control tras control, el mercado del CCL se fue achicando y se volvió más volátil. ¿Nos importa que haya un mercado de transacciones financieras de pesos contra dólares? La respuesta es que sí. Si es un mercado chiquito, es muy volátil y eso afecta a las expectativas", agregó y blanqueó las preocupaciones del Gobierno porque la expansión de la brecha aumente las presiones devaluatorias.

Como contó BAE Negocios, existía en el equipo económico un fuerte debate sobre las medidas a tomar para calmar a las cotizaciones paralelas. El diagnóstico común es que la principal tensión la genera la demanda de fondos extranjeros que quedaron atrapados en activos en pesos producto del cepo y pugnan por dolarizarse a través contado con liqui, una operatoria financiara conocida, justamente, como "dólar fuga".

Una de las alternativas bajo análisis, publicada por este diario, era restringir aún más la operatoria de esos fondos, que ingresaron durante el macrismo a hacer carry trade (la famosa bicicleta financiera). Hace un mes ya fueron excluidos del dólar MEP, que se realiza en dentro del mercado local a través de agentes de Bolsa. Al mismo tiempo, se aumentó el plazo mínimo de tenencia de los títulos para operar el CCL, llamado parking en la jerga de la city, de cinco a quince días.

Juanto a otros actores de peso del gabinete económico, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, es el principal impulsor de esas mayores restricciones. Aunque prima el hermetismo sobre los cambios que se aplicarán, el mensaje de Guzmán parece confirmar que se impuso su criterio: una apertura para habilitar la salida de esos fondos podría generar una mayor oferta, bajo la idea de que el precio actual del liqui (alrededor de $168) está caro. Días atrás, en el Cohete a la Luna, Alberto Fernández había anunciado que la última palabra en materia económica la tendría de ahora en más el Ministro de Economía.

"El blue y el contado con liquidación son dólares que no importan de manera directa en la economía sino que importan vía lo que generan para las expectativas. La brecha importa por lo que hace sobre las expectativas. La realidad es que esos tipos de cambio están en valores que no representan la realidad argentina", señaló el economista platense desde el foro empresarial.

Reservas y dólar oficial

Por otra parte, Guzmán ratificó la política vigente para el mercado cambiario oficial y, tal como hizo Fernández días atrás ante el mismo auditorio, descartó que se vaya a avanzar en una mayor devaluación. "Hay que proteger la evolución de la variable que sí importa para la determinación de los precios que es el dólar oficial", argumentó.

“En el tipo de cambio oficial estamos comprometidos a seguir en la misma política. Un tipo de cambio real estable; que precios y tipo de cambio nominal vayan de la mano”, expresó el titular de la cartera de Economía.

En ese sentido, aseguró que hay reservas suficientes para sostener esa estrategia. "Hay USD41.000 millones reservas, de las cuales hay una parte importante que se pueden hacer líquidas de un momento a otro. Hoy tenemos los instrumentos para mantener la política cambiaria que venimos llevando a cabo", dijo Guzmán, aunque evitó precisar a qué monto es posible apelar.

Las tenencias internacionales experimentan una sostenida sangría a pesar del cepo. Es que las expectativas y presiones devaluatorias generan operaciones especulativas por parte de los exportadores, que evitan liquidar a la espera de un mayor tipo de cambio, y los importadores, que adelantan sus pagos de compras por el mismo motivo. A intentar evitar esos movimientos están destinadas las últimas medidas, como la baja transitoria de retenciones y el mayor control sobre el anticipo de importaciones.

Anclar las expectativas

En otro pasaje de la entrevista, el ministro buscó transmitir nuevas señales al mercado en pos de intentar anclar las expectativas de una progresiva reducción del déficit fiscal y la emisión monetaria. Y reiteró que la apuesta oficial es a que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional cristalice ese plan para llevar certidumbre y calmar la tensión cambiaria.

"Seguimos trabajando en estabilizar la macroeconomía en un contexto extraordinario en la historia y en articular entre el sector privado y el público reglas de juego que vayan generando más oportunidades. La parte más importante del programa con el FMI se va a enviar al Congreso de la Nación, y se va a determinar un sendero fiscal acompañado de uno de reducción de las necesidades de financiamiento monetario, tratando a la sostenibilidad fiscal como política de Estado", destacó.

La misión del Fondo regresará al país a mediados de noviembre para empezar a discutir las características de ese programa, con el que el Gobierno buscará refinanciar los USD45.000 millones de deuda que dejó el Stand By firmado por Mauricio Macri en 2018.

Y añadió: "Hay que hacerlo a una velocidad consistente con la recuperación económica. Hay que racionalizar el gasto y redefinir cómo se gasta en pos de apuntar a la recuperación y el desarrollo económico. El proyecto de Presupuesto va en esa dirección. Lo que aumenta es el gasto en la inversión pública que pasa de 1,1% (en 2019) a 2,2% del PBI (en 2021). La innovación y desarrollo en 2019 era de 0,2% del producto y ahora 0,5%. Lo que cae fuertemente son los intereses de la deuda, 1,9%, gracias a la reestructuración que llevamos a cabo con los acreedores privados. Hay que racionalizar el gasto público más que bajarlo".

Lo cierto también es que la reducción del rojo primario de alrededor de 3 puntos del PBI planteada en el proyecto no sólo se apunta a conseguir con una mejora en la recaudación, sino que también implica la eliminación del gasto de emergencia asociado a la pandemia, como el IFE y el ATP. 

Más notas de

Juan Strasnoy Peyre

Bonistas del canje cuestionaron al Gobierno y presionan para un acuerdo con el FMI que acelere el ajuste

Dennis Hranitzky, asesor del grupo de bonistas Exchange y exabogado de Paul Singer

Sin impacto de las medidas, hubo una fuerte intervención oficial con venta de bonos para contener la brecha

Fuerte intervención oficial para contener la brecha

El Gobierno busca reducir el financiamiento monetario del déficit al 40% en 2021

Buscan bajar el financiamiento monetario del déficit a 40% en 2021

Dólar: Guzmán impone su estrategia para bajar la brecha y mantiene los controles en el oficial

Dólar: Guzmán impone su "solución de mercado"

Guzmán impone su criterio y busca bajar la brecha con señales al mercado

Guzmán impone su criterio y busca bajar la brecha

Guzmán: "Vamos a facilitar las operatorias en Contado con Liquidación"

Guzmán: "Vamos a facilitar las operatorias en Contado con Liquidación"

En plena tensión cambiaria, el Central sube un punto la tasa de plazos fijos al 34%

Tensión cambiaria: ¿qué medidas tomó el Central?

Con la brecha en 102%, el Gobierno analiza nuevas restricciones a la fuga de fondos extranjeros

Brecha: analizan restricciones a la fuga de fondos extranjeros

A la espera de los agrodólares, el Gobierno enfrenta una semana clave

Semana crítica para testear si aumenta la oferta de dólares

El FMI cerró su misión exploratoria y prepara una próxima para discutir la letra del programa

¿Qué dejó la visita del FMI y cómo sigue la negociación?