El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, señaló este jueves que "probablemente", cuando termine el plazo de 180 días que establece la ley de emergencia económica y social que se cumple en junio próximo, el Gobierno disponga un aumento en las tarifas de los servicios públicos, pero aclaró que será "para los sectores que lo puedan soportar".

Al mismo tiempo, el funcionario remarcó que el Poder Ejecutivo suspendió los ajustes entre diciembre y junio para "elaborar un nuevo cuadro tarifario" del cual garantizó, "seguirá sosteniendo fuertemente la tarifa social".

"Esta lógica que estamos imprimiendo son las prioridades que los argentinos y las argentinas votaron mayoritariamente en octubre. Hemos cambiado las prioridades de la gestión", resaltó Cafiero, en Radio Metro.

El lunes pasado, el ministerio de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, durante una reunión con el Fondo Monetario Internacional, recalcó que uno de los ejes del encuentro fue el mecanismo evaluar las tarifas. "Hubo consulta que apareció. Habrá un mecanismo de revisión y una actualización. No será un congelamiento definitivo",  y a su vez, remarcó que la revisión de las mismas se hará para llevarlas a valores "razonables y accesibles", con el objetivo de controlar la inflación.

Por otro lado, el jefe de Gabinete también hizo referencia a la última visita del Fondo a Buenos Aires y señaló estar "conforme" con el resultado de la misión.

"Se despejaron algunas dudas que veníamos planteando hace tiempo. Veníamos cuestionando este ciclo de endeudamiento del Gobierno de Macri y para nosotros era importante que se nos reconozca que decíamos la verdad, que lo que decíamos no era un simple acto electoralista", enfatizó.

Según dijo, "las entrevistas fueron no sólo con áreas financieras, sino también con autoridades de áreas sociales, de salud pública. Y fueron entendiendo la magnitud del problema" de la deuda.

En ese sentido, subrayó: "siempre es importante la visión del FMI. Y ahora se generó un espacio mucho más holgado en la negociación".

Cafiero defendió además, el aumento por decreto para los jubilados: comentó que con la fórmula de actualización de haberes aplicada por el Gobierno anterior "no se repartían los beneficios cuando la Argentina crecía, solamente se indexaba a la economía y se perseguía atrás de la inflación".

En ese sentido, ratificó que la nueva fórmula de movilidad "se va a conocer en junio, cuando la tengamos resuelta. Y a partir de ahí, empezaremos a hacer los cálculos y desembolsos".

"Nosotros suspendimos la fórmula anterior, dimos aumento de suma fija y si se revisan todas las erogaciones, termina siendo neutra. La suspendimos para aplicar una política de redistribución al 75% de los jubilados. Con los bonos y los aumentos, las jubilaciones subieron alrededor del 18%", añadió.

Y admitió que "nos hubiera encantado hacer otra política" con quienes ganan por encima del haber mínimo, pero aclaró: "les estamos dando medicamentos gratis, tenemos varios subsidios y estamos sacando el programa Remediar".