En medio de una inflación que no cede, abril llegará con nuevos aumentos en naftas y distintos servicios clave, que plantearán un fuerte desafío para los bolsillos. Con una inflación acumulada del 7,8% en el primer bimestre del año, los incrementos que vienen ejercerán más presión sobre el costo de vida.

El incremento de mayor impacto será en los combustibles, ya que YPF anunció que volverá a hacer un ajuste de 5% en los precios de surtidores. Una vez que se complete el tramo de aumentos previstos para abril y mayo, el precio del litro de nafta premium alcanzaría los $100.

En marzo ya hubo ajustes en prepagas, colegios privados (para los que reciben ayuda estatal), servicio doméstico, naftas, y subtes, entre otros. La inflación podría alcanzar un 12% en el primer trimestre si, como estiman los analistas, el dato de marzo se ubica alrededor del 4% otra vez. Esto alejará aún más la posibilidad de cumplir con la proyección del 29% de inflación realizada en el Presupuesto.

Las subas previstas para abril van desde transporte público en la Ciudad hasta servicios. Además, habrá un ajuste del 10% en los sueldos del personal doméstico, y aumentarán las expensas producto del acuerdo de paritarias que lograron los encargados de edificios.

En el sistema financiero, en el cuarto mes del año volverán a cobrar la extracción en cajeros automáticos. En la Ciudad de Buenos Aires, tras el ajuste de marzo, el pasaje de subte y premetro volverá a subir, desde el 18 de abril próximo. Viajar en cualquiera de las seis líneas subterráneas costará $30, mientras que el premetro llegará a $10,70 el próximo mes.

El aumento total será del 43%, aunque se mantiene el esquema de bonificaciones para viajeros frecuentes con las tarjetas SUBE y Monedero. En estos casos se mantendrán los descuentos automáticos de 20%, 30% y 40% para pasajeros que realicen más de 20, 30 ó 40 viajes por mes, respectivamente.

Además, habrá una segunda suba del taxis, tras el incremento de finales de febrero, y la bajada de bandera se ubicará en $85,70 en abril. La ficha diurna, que cae cada 200 metros o un minuto de espera, aumentará a $8,57 el mes que viene, y la nocturna, que se cobra entre las 22 y las 6, costará a $10,28, mientras el aumento total en los taxímetros será de 44%.