Los tenedores de bono en moneda extranjera podrán responder hasta esta tarde si aceptan la oferta de canje formulada por el Gobierno de la provincia de Buenos Aires para reestructurar una deuda de USD7.148 millones. En paralelo, hoy concluye el período de gracia del vencimiento de un bono por USD110 millones que la provincia debía cancelar el 1 de mayo último.

El equipo económico del ministro de Hacienda, Pablo López, continúa las conversaciones con los acreedores para llegar a un acuerdo "que respete la capacidad de pago que tiene la provincia", informaron voceros a la agencia de noticias Telam.

El 23 de abril pasado la gobernación propuso un canje para los tenedores de bonos en moneda extranjera por nuevos títulos, con un período de gracia de 3 años, una quita del 55% en los intereses y de cerca de 7% en el capital.

La administración de Axel Kicillof recibirá las respuestas de los acreedores hasta hoy a las 17 y tiene tiempo hasta mañana para informar públicamente el resultado de esa negociación.

Ayer los intendentes de los 135 distritos bonaerenses firmaron una solicitada para apoyar el proceso de renegociación con acreedores que lleva adelante la provincia a fin de "recuperar la sostenibilidad" de la deuda.

Los voceros del gobierno provincial ratificaron que la deuda pública de la provincia de Buenos Aires es "insostenible" y remarcaron que "dada la delicada situación económica y social actual, es impagable".

Recordaron que, medida en pesos, debido a las incesantes devaluaciones que se produjeron entre 2018 y 2019, "esa deuda se ha quintuplicado".

"El 86% de la deuda pública de la provincia está nominada en moneda extranjera, lo que representa un incremento de 26 puntos porcentuales respecto de 2015 y hace más insostenible la deuda, ya que la provincia no recauda en dólares", insistieron.

El 80% de los vencimientos de deuda provincial, recordaron, se concentra entre 2020 y 2025, y el plazo promedio ponderado de los vencimientos se redujo de 5,7 años a 3,3 años en el último cuatrienio.

"Sólo de la parte de la deuda bajo legislación extranjera la provincia deberá pagar USD 5.500 millones entre 2020 y 2023; en 2019 el pago de los servicios absorbió el 18% de los recursos totales de los que dispone la provincia (netos de coparticipación) y se estima que en 2020 ese porcentaje supere el 20%", plantearon los voceros.

Destacaron además que la crisis productiva generada por el coronavirus requiere "reordenar las prioridades y destinar más recursos para hacer frente a las mayores demandas económicas, sociales y sanitarias, y no al pago de la deuda".

Los informantes graficaron que si la provincia no reestructura su deuda en 2020 tendrá que afrontar vencimientos por $ 220.000 millones, lo que equivale a 6 meses de recaudación tributaria propia; 4 meses de pago de todos los salarios de la provincia; 2,7 años del presupuesto destinado a Seguridad; y 3,1 años del presupuesto para el área de Salud.

Plantearon por último que la situación económica delicada de la provincia "es previa a la emergencia generada por el Covid-19, ya que venimos de recesión en 2018 y 2019 y antes de la crisis sanitaria los indicadores económicos venían en caída".