Mientras se define como continuará la ayuda económica para los sectores que se vieron afectados por la pandemia del coronavirus (Covid-19) ante la restricción de las actividades por el aislamiento obligatorio, el presidente Alberto Fernández dejó abierta la posibilidad de que se vuelva a entregar un bono extraodinario del Ingreso Familiar de Emergencia, el IFE 4.

Días atrás, el Indec publicó el índice de pobreza el cuál llegó al 40,9% del país durante el cierre del primer semestre, del cuál se registró 18,5 millones de pobres y 4,7 millones de indigentes. Por tal motivo, el Gobierno continúa evaluando cuál será la ayuda económica para asistir a quienes más lo necesitan.

En ese marco, el jefe de Estado sostuvo que el déficit fiscal será mayor al previsto porque será necesario continuar con la asistencia -incluso con un posible IFE 4- y que superarán el 4,5% de rojo primario.

Qué dijo el Presidente sobre el IFE de Anses

"Es muy posible que crezca a fin de año porque todavía seguimos pagando ATP, asignaciones y estamos viendo si no hace falta un IFE 4 para terminar el año tranquilos", sostuvo el jefe de Estado al observar la necesidad de continuidad de los dos programas.

ATP

La Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) se implementó para ayudar a las empresas a pagar salarios y comenzó como subsidio para reconvertirse luego en un esquema mixto de crédito. El subsidio con un tope de dos salarios mínimos por cada trabajador, se mantiene en caso de que se incorporen nuevos empleados.

Las alternativas: IFE 4 o Potenciar Trabajo

Por su parte, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, planteó como reconversión del IFE o ayuda pospandemia, un plan acompañado con empleo: “El eje prioritario de la post pandemia es el trabajo” y destacó que “se pondrá en marcha un gran plan de empleo que es la urbanización de los barrios populares”.

La generación de 300.000 puestos de trabajo

En ese marco, el funcionario explicó que “el eje prioritario es la creación de 300 mil puestos de trabajo. Hay un cambio de enfoque: si el eje central en la pandemia fue lo alimentario, en la post pandemia lo central es la recuperación por el lado del trabajo”, explicó Arroyo.

Urbanización de barrios

Además, ponderó el rol de la Secretaría de Integración Socio Urbana (SISU), que fue incorporada al Ministerio de Desarrollo Social, que contempla un presupuesto de 6.600 millones de pesos. “Nos permitirá avanzar en la urbanización de los 4.400 barrios populares a razón de 400 barrios por año”, indicó Arroyo y precisó que esa tarea incluye la apertura de calles, refacción de núcleos húmedos (cocinas y baños), creación de lotes con servicios, reparación de espacios de usos común.