Después de la salida de la Ley de Aporte Solidario y Extraordinario de las grandes fortunas, aprobada a principios de diciembre del año pasado, casi un centenar de personas de distintas áreas presentaron interpusieron un recurso de amparo para evitar el pago de ese tributo.

El impuesto, que tiene el objetivo de moderar los efectos de la pandemia de coronavirus (Covid-19) y está destinado a los patrimonios superiores a los 200 millones de pesos. El proyecto de ley fue impulsado por el presidente del bloque oficialista en la Cámara baja, Máximo Kirchner, bajo la premisa de recaudar alrededor de 300 mil millones de pesos para volcar a planes productivos y sanitarios.

Entre los nombres más resonantes de la lista de empresarios que ponen reparos a la hora de pagar el tributo está el de Carlos Tévez, capitán y emblema de Boca Juniors, quien argumentó que el impuesto es "confiscatorio". El futbolista, que jugó la mayoría de su carrera profesional en el exterior, principalmente en Europa, está entre las 11.855 personas naturales que reportó la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Otra de las personas que hizo una presentación contra el Impuesto a las Grandes Fortunas es Cristiano Rattazi, empresario italo-argentino de la industria automotriz que actualmente preside  Fiat Chrysler Argentina (FCA). Es hijo de Susanna Agnelli y Urbano Rattazzi, creadores del imperio Fiat en el mundo.

Está casado con Sonia Del Carril, que en 2020 quedó envuelta junto a su hermano Miguel en una polémica, al filtrarse datos sobre un blanqueo de hasta 400 millones de dólares y ser sindicados como propietarios de una firma "off-shore" identificada en el marco de la megacausa conocida como "Panamá Papers".

También realizó una presentación Pilar Pérez Companc, la hija de Gregorio, uno de los empresarios más poderosos de Argentina. Según el ránking que elabora la revista Forbes. Gregorio Pérez Companc es la cuarta persona más rica de Argentina, con una fortuna estimada de 2.400 millones de dólares. 

Bárbara Bengolea en la recepción de un premio destinado a su mamá, Inés Lafuente

Otra contribuyente que cuestionó la vigencia del tributo fue Inés Bárbara Bengolea, nieta de Amalia Lacroze de Fortabat. Según el ránking que elabora la revista Forbes, integra junto a su hermana Amalia Amoedo Lafuente el antepenúltimo y penúltimo puesto de los 50 argentinos más ricos.

Los datos se desprenden de la consulta pública disponible en el sistema web del Poder Judicial de la Nación bajo juridisdicción de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal. 

La lista completa, que tiene más de 90 personas que cuestionaron la vigencia del tributo, se puede ver en la página oficial del Poder Judicial de la Nación.

Cómo funciona el Impuesto a las Grandes Fortunas en Argentina

La ley contempla el cobro de 2% a los patrimonios de las personas físicas que hayan declarado hasta la fecha de la promulgación de la ley más de 200 millones de pesos.

Esa tasa se eleva al 2,25% en casos bienes por entre 300 y 400 millones de pesos, al 2,50% entre 400 y 600 millones y al 2,75% cuando sea de 600 a 800 millones.

La tasa sube al 3% cuando los patrimonios oscilen entre 800 millones y 1.500 millones; al 3,25% para el rango de 1.500 a 3.000 millones de pesos, y a partir de esa cifra es del 3,5%.