El proyecto de ley presentado el lunes por el oficialismo en Diputados para eximir del impuesto a las Ganancias a los trabajadores que cobran hasta 150.000 pesos brutos por mes y a los jubilados que perciban hasta el equivalente a ocho haberes mínimos, se tratará en tándem con otro texto que prevé suspender por un año la rebaja del tributo para las empresas que había estipulado la reforma impositiva impulsada por Cambiemos en 2017. Fuentes oficiales le confiaron a BAE Negocios que esperan que, en conjunto, ambos cambios dejen un saldo favorable para la recaudación de este año y que, al mejorar el poder adquisitivo de un grupo de asalariados, tenga un impacto positivo en el consumo, una variable clave para la recuperación de la actividad.

Las fuentes señalaron que las modificaciones en Ganancias comenzaron a delinearse a fines del año pasado y prefiguran el nuevo esquema tributario que diseña el Gobierno, con dos componentes centrales: la sostenibilidad fiscal, es decir, que no se contraponga con la apuesta por reducir el déficit; y la progresividad, o sea, que comiencen a pagar más los sectores de mayores recursos y viceversa.

El proyecto que suspende la rebaja del tributo para las empresas fue remitido por el Ejecutivo al Congreso el 17 de diciembre. Con solo dos artículos, plantea mantener hasta el 1º de enero de 2022 inclusive la alícuota del 30% para las Sociedades de Capital y del 7% para los dividendos distribuidos. Impulsada por Mauricio Macri, la reforma tributaria de 2017 ya había llevado la alícuota para sociedades del 35 al 30% y planteaba un recorte extra del 30 al 25%, que primero fue pospuesto por la Ley de Solidad Social y Reactivación Productiva apenas cambió el Gobierno y ahora busca ser suspendido nuevamente. 

Luego llegó la propuesta anunciada el lunes por Sergio Massa, que se discutió con Alberto Fernández, Martín Guzmán, Santiago Cafiero, Eduardo “Wado” de Pedro y otros integrantes de la coalición. Durante enero trabajaron en la posibilitar de usar el espacio que generaría el hecho de tener una mayor recaudación a la presupuestada por el cobro del impuesto a las empresas para generar un alivio en los trabajadores que hoy se ubican en las escalas más bajas de Ganancias, sin afectar las metas fiscales. Como ninguna de las iniciativas está contemplada en el Presupuesto 2021 –que se elaboró en base a la normativa vigente hasta ese momento-, una compensará a la otra. E incluso al Estado le ingresarían algunos pesos adicionales.

Es que la menor percepción a trabajadores y jubilados implicaría un recorte de la recaudación prevista de 40.000 millones de pesos, según los cálculos del Ejecutivo. Pero, si bien los ingresos que dejará Ganancias por parte de las empresas son más difíciles de anticipar, la expectativa es que la suspensión de la rebaja más que compense aquella decisión. Una importante fuente al tanto de los números lo explicó así: “Buscamos un saldo neutro. Aunque incluso en los escenarios conservadores, estimamos que se va a recaudar un poco más que si hubiera quedado todo igual”.

Esto tiene particular importancia para Guzmán, que busca reducir el déficit primario al 4,5% del PBI este año, tal como figura en el Presupuesto, y establecer un sendero hacia el equilibrio que se plasmará en las metas aún en negociación del programa plurianual con el FMI, que propugna un ajuste más acelerado. En ese marco, el Gobierno excluyó para 2021 el IFE y el ATP, y los trasformó en instrumentos más acotados, como el Repro II.

Impuesto a las Ganancias 2021 y empresas

Generalmente, las empresas presentan la declaración jurada de Ganancias del ejercicio anterior -en este caso 2020- en mayo. A partir de entonces pagan cinco cuotas en concepto de anticipos –caerán durante el segundo semestre- del ejercicio en curso. El saldo restante se cancela al año siguiente -2022-. Es por eso que el impacto de la suspensión de la rebaja de la alícuota se sentirá tanto en la recaudación de 2021 (sobre la que se basan las estimaciones oficiales) como en la de 2022.

El proyecto alcanzará a todas las empresas con resultados netos positivos. En un contexto de crisis, en las que muchas compañías de distintos sectores tuvieron quebrantos durante 2020 y por lógica no pagarán el tributo, en el Ejecutivo aseguran que la medida solo afectará a las firmas que obtuvieron ganancias a pesar de la coronacrisis o las que pudieron recuperarse rápidamente.

Impacto para los trabajadores y el consumo

De aprobarse, la eliminación del impuesto al salario para los trabajadores que cobran hasta 150.000 pesos y la reducción de la alícuota para quienes perciben entre 150.000 y 175.000 mensuales generará una mejora en el poder adquisitivo de estos sectores. Por ejemplo, un asalariado que recibe 150.000 pesos mensuales brutos –alrededor de 125.000 netos- hoy paga entre 3.000 y 4.000 por mes de Ganancias. Ese dinero se volcaría al consumo por la propensión a consumir que tiene las personas con ese nivel salarial, consideran en el Gobierno. Son cerca de 1,3 millón de empleados los que dejarán de pagar el tributo, alrededor de la mitad de los que hoy lo pagan.

La recuperación del consumo será una de las claves para concretar la posibilidad de una reactivación de la actividad económica luego de tres años de recesión, que incluyó desplome del PBI entorno al 10% en el pandémico 2020. Es que la demanda interna representa cerca del 70% del producto anual en Argentina. Con un salario real que perdió en promedio más de 23% desde diciembre de 2015 y que no detuvo su caída el año pasado, la posibilidad de empezar a torcer esa tenencia será uno de los grandes temas que estará sobre la mesa de negociación del acuerdo de precios y salarios que comenzará esta semana.

Trámite legislativo

La expectativa en el oficialismo es que el proyecto presentado por Massa comience a tratarse en la Cámara Baja la próxima semana. En principio, la bancada de Juntos por el Cambio apoyaría la iniciativa, por lo que se descuenta una pronta aprobación. En paralelo, se trabajará la iniciativa del Ejecutivo referida a la suspensión de la rebaja de alícuotas para las empresas.

Este último proyecto tendría vigencia por un año. Así, en 2022, si no hubiera una nueva iniciativa al respecto, la alícuota para empresas debería bajar al 25%. Sin embargo, desde el Ejecutivo le dijeron a este diario que durante 2021 analizarán distintas alternativas para ver cómo continúa el esquema del impuesto a las Ganancias más allá de la suspensión.

Más notas de

Juan Strasnoy Peyre

Economía cierra el primer bimestre sin pedirle pesos al Central y reduce las necesidades de emisión para 2021

El Banco Central no le envío fondos al Tesoro durante el primer bimestre

El FMI prepara un informe "autocrítico" del préstamo a Macri y Guzmán busca apoyos para el acuerdo

Martín Guzmán junto a la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva

Deuda en pesos: Economía lanza una gran licitación para enfrentar un megavencimiento y cerrar febrero con fondos frescos

El equipo de Martín Guzmán busca cerrar febrero con financiamiento neto positivo

Fernando Zack: "La pelea de fondo para el financiamiento de Argentina es el nuevo acuerdo con el FMI"

Fernando Zack, presidente de Provincia Seguros y Provincia ART

Impuesto a las Ganancias: el Gobierno espera recaudar más con los cambios y prevé impacto en el consumo

Guzmán se aseguró de que los cambios en Ganancias no afecten las metas fiscales

FMI prepara una nueva misión: "Haremos todo lo posible por cumplir el deseo de Guzmán de cerrar un acuerdo en mayo"

El vocero del FMI, Gerry Rice, adelantó una tercera misión formal para renegociar la deuda argentina

Dólares del campo: el BCRA prepara una medida para agilizar la liquidación de granos

El BCRA prepara una medida para agilizar la liquidación de granos

El BCRA espera la inflación de enero sin subir la tasa

El Directorio del Banco Central se reúne este jueves

Otro round con el mercado: Economía quiere cerrar enero con $30.000 millones netos

Guzmán tendrá este miércoles el primer gran test del año en el mercado

Precio de los alimentos: advierten que se aceleró el aumento

Se acelera la suba del precio de los alimentos