Ingresos Brutos y el Impuesto a las Ganancias siguen siendo los dos tributos a los cuales los empresarios le asignan mayor impacto negativo en la formación de costos y precios de las empresas y la mayor parte considera que este año la presión impositiva seguirá creciendo, de acuerdo con una encuesta difundida pr la consultora KPMG Argentina.


Se trata de la encuesta anual acerca del impacto del sistema impositivo argentino en los negocios de las empresas,  que se hizo en enero y fue respondida por 70 Chief Financial Officer (CFO) y especialistas impositivos de empresas medianas y grandes de todo el país.

 

De acuerdo con las respuestas, el impuesto que más incide para los empresarios en la formación de los costos y precios de productos y servicios es el de Ingresos Brutos, En la encuesta del año pasado, con foco en el año 2019, este tributo fue el más votado (50 % de los encuestados); y en 2020 este valor subió al 66 % reflejando la creciente importancia del tema en las empresas.

 

Esta respuesta se complementa con la pregunta relacionada con las perspectivas futuras, en la que los encuestados manifiestan su escepticismo por la continuidad de las rebajas graduales del impuesto sobre los Ingresos Brutos planteadas en el Consenso Fiscal, cuya aplicación hoy está suspendida hasta el año 2022. En este sentido, el 98 % descree de que esas rebajas vuelvan a tener vigencia cuando termine la suspensión. 

 

El estudio indica que  “casi la totalidad de los encuestados considera que el sistema tributario no es funcional para bajar la informalidad económica. El tenor de estas opiniones se mantiene constante en las encuestas realizadas en los últimos años, pese a existir constantes reformas tributarias año a año .

 

Los datos más destacados de la encuesta son:

 

  • Ingresos Brutos: 66 % dice que el impuesto sobre los Ingresos Brutos es el que más incide en la determinación de los precios de sus productos y servicios.

                                 

 

 

  • Inversiones: 52 % afirma que tuvo que desinvertir debido al marco fiscal argentino del 2020.

 

  • Provincias: Buenos Aires, Córdoba y Ciudad Autónoma de Buenos Aires son las provincias más caras impositivamente en la determinación de los precios de sus productos y servicios.

 

  • Pagos de impuestos: 73 % manifiesta que pudo cumplir en tiempo y forma con los pagos de los vencimientos impositivos.

 

  • Beneficios: 66 % dijo que no utilizó programas nacionales como, por ejemplo, el de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) u otros similares.
     
  • Presión Fiscal 2021: 87 % asegura que en 2021 aumentará la presión fiscal.

 

  • Presión vs. Inversión:  56 % expresa que mantendrá las inversiones para este año y solo el 5 % que las aumentará.

 

  • Informalidad económica: 97 % admite que el actual sistema tributario no es funcional a disminuir la informalidad económica del país.

 

  • Región: 97 % de los encuestados manifiesta no advertir suficientes esfuerzos o interés por parte de las provincias para atraer inversiones a sus territorios; y se señala a Mendoza como la jurisdicción que plantea algún instrumento de incentivo.

 

  • Rebaja impositiva: 98 % no cree que en 2022 se reanuden los compromisos de rebaja fiscal acordados en el Consenso Fiscal firmado a fines del 2017 entre las Provincias y el Estado Nacional, y que quedó suspendido hasta 2022.

 

  • Moratorias provinciales: 61% considera potencialmente exitoso en materia de recaudación el establecimiento de regímenes de Moratorias Impositivas en el ámbito provincial con beneficios de quitas, intereses y multas.