La demanda de electricidad avanzó un 13,3% mensual en julio, impulsada por un mayor consumo hogareño, de acuerdo a un informe de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec). Según la entidad, la variación interanual alcanzó el 1,2%, a partir de "temperaturas inferiores a las del año pasado" y a que el país se encontraba "en plena cuarentena".

"Aún está impactando la coyuntura de la cuarentena y la gran inactividad comercial e industrial. Esto se demuestra en la reducción del consumo en esos sectores de la actividad económica", explicó el reporte. Es que mientras la demanda residencial mejoró un 13,7% frente al mismo mes del año pasado, la del sector mercantil se hundió un 7,3% y la del manufacturero, un 3,1%.

"Desde finales del mes de abril y durante los meses de mayo y junio, se fue recuperando levemente el consumo a medida que se flexibilizaron algunas actividades en distintas regiones del país, alcanzando alrededor del 87% de su demanda previa a la cuarentena", puntualizó Fundelec.

En ese sentido, el informe precisó que "el consumo industrial es el que explica la variación en la gran demanda que, en general, fue aumentando en todas las ramas. Las principales recuperaciones se observan en las actividades relacionadas a productos metálicos no automotor, empresas de la construcción, madera y papel, la industria textil y la automotriz".

No obstante, en la comparación con la última semana hábil previa a la cuarentena, la caída de la industria supera el -53%.

Esto es lo que observan en el Gobierno para plantear que el sector fabril ya habría encontrado su piso e incluso ya se encontraría en un nivel superior al del 2019.

Lo cierto es que en términos regionales, las mayores alzas se observaron en el Gran Buenos Aires, tanto en Edesur (3,6% interanual) como en Edenor (5,6%).

Ambas distribuidoras explicaron un 36% del consumo total del país y sumaron un ascenso conjunto de 4,7% frente a julio del año pasado.