La Secretaría de Comercio Interior imputó este miércoles a tres empresas alimenticias, Mondelez, Bagley y Pepsico, por por la presunta comercialización de productos casi idénticos a otros pero a precios mucho más elevados. 

Las firmas fueron imputadas por "presuntas infracciones que refieren a la comercialización de productos con rótulos prácticamente idénticos a otros ya existentes en las góndolas, que se venden a precios diferentes".

El procedimiento fue realizado por la Secretaría de Comercio Interior de la Nación a través de la Subsecretaría de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores.

"La metodología que utilizaron estas empresas al modificar mínimamente una propiedad y/o el contenido neto de algunos de sus productos, para luego poder incrementar sustancialmente sus precios", explicó el Ministerio de Desarrollo Productivo en un comunicado.

La cartera que dirige Matías Kulfas agregó que "por un lado, no se estaría informando de manera cierta, clara, y detallada las diferencias existentes entre bienes de igual categoría, marca y sabor. Por el otro, estas prácticas pueden confundir al consumidor sobre la naturaleza del producto y sus principales características, motivando al error, y promoviendo la adquisición de un bien no deseado".

De comprobarse la infracción, las alimenticias podrían recibir multas de hasta 550 millones de pesos cada una, detalló Desarrollo Productivo.

Para prevenir este tipo de conductas de parte de las empresas, la Secretaría de Comercio Interior creó el Sistema de Fiscalización de Rótulos y Etiquetas (SIFIRE), que se encarga de "examinar previamente los rótulos y las etiquetas de los productos, evitar ventajas comerciales, impedir la existencia de vacíos informativos y prevenir la inclusión de mensajes con expresiones ambiguas o incompletas que induzcan a una decisión de compra equivocada o inconsciente".

Cuáles son los productos de Mondelez, Bagley y Pepsico con sobreprecios

En concreto, a Bagley se le imputa la presentación de una nueva versión de las galletitas Sonrisas en un paquete que contiene 10 gramos más que la versión original, pero con un precio de venta un 30% más alto.

En el caso de Mondelez, la empresa comercializó una versión de las galletitas "Pepitos Original" con un gramo más que la versión clásica y con "chispas Cadbury", pero con un precio 50% mayor.

Pepsico puso en venta en las góndolas dos versiones diferentes de los palitos salados Pehuamar con una diferencia de 6 gramos, pero con una suba del 15% en el precio final.