El titular del Indec, Marco Lavagna, destacó la estabilidad de precios en alimentos y productos de limpieza durante junio, auque remarcó que hubo "aumentos importantes" en las verduras. Además, pronosticó que a fines de julio se pueden dar algunas subas que impactarán en los valores de agosto, y remarcó que por culpa de la pandemia se ve una "distorsión" en el avance de la inflación.

"En Alimentos y limpieza vimos una estabilidad bastante interesante de precios: el rubro de alimentos y bebidas subió 1%, menos de la mitad de la suba general, y eso genera un impacto de cortar un poco la tendencia que venía teniendo" desde que inició la cuarentena, analizó Lavagna en una entrevista con radio AM 750.

Respecto a las verduras en particular, se vieron "aumentos importantes", aunque "puede ser una cuestión estacional y de cuestiones relacionadas con la logística producto de la pandemia; en el caso de las frutas está más para la baja; y carne quedó bastante quieto, con un aumento muy chico".

Lavagna planteó que, aún así, "hacia fines de julio, posiblemente se den algunos aumentos", lo cual "va a impactar en el mes de agosto".

Sobre el desempeño de los precios en junio, señaló que se vieron "algunos rubros muy puntuales donde hay más aumentos: uno fue textiles y otro que impactó es electrónicos, tuvieron un salto importante".

"Hay poca demanda pero también hay poca producción, entonces hay poca oferta a una demanda creciente y esto hace que tenga sobreprecio; por ejemplo uno de lo que más subió es camperas para hombres que subieron un 25%", detalló.

En el contexto provocado por el coronavirus, remarcó que sobre la forma en que avanza la inflación "está la distorsión que están generando la pandemia y la cuarentena, se generan movimientos un poco más raros acá en Argentina y en el mundo entero".

"En lo que es electrónico hubo una combinación de demanda muy fuerte de computadoras por el teletrabajo y quedarse en casa, hubo más demanda y también por efecto de que se movió un poco el tipo de cambio", puntualizó.

Ayer el Indec dio a conocer el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de junio: la inflación fue de 2,2%, por encima de lo esperado por los analistas privados, y la aceleración respecto al 1,5% de abril y mayo le dio verosimilitud a las proyecciones que esperan un IPC 2020 algo por encima del 40%.

El mayor impacto se vio en los precios estacionales, y en el caso de prendas de vestir y calzado se conjugó con la apertura del sector durante el último mes del semestre. Fue el rubro que más afectó al índice del Indec, con los regulados casi planchados por el congelamiento de tarifas.

El semestre terminó en 13,6% y fue el más bajo desde 2017. Pero se dio con cepo cambiario, congelamiento tarifario, controles de precios y mega recesión histórica. Las herramientas oficiales cumplieron su función de moderar la dinámica de precios, pero la pregunta es qué ocurrirá cuando alguno de esos factores quede atrás.

Emisión monetaria

Por otra parte, afirmó que "por ahora la emisión monetaria no está generando impactos inflacionarios", y sostuvo que "de seguir el ritmo de emisión como está ahora posiblemente para adelante tenga un efecto".

"Dependerá también mucho la política del Banco Central de la esterilización que se vaya haciendo, si se hace una buena esterilización y esa plata no termina en el mercado en volúmenes muy grandes no debería tener impacto", concluyó Lavagna.