Las jubilaciones recibieron un aumento en agosto del 7,5% sobre la totalidad de la pirámide de haberes previsionales que alcanzó $18.128,85  y fue el tercer incremento en lo que va del año con uno inicial que fué un monto fijo, un segundo de 6,12% y a la espera de una nueva ley previsional.

Los últimos aumentos se otorgaron por decreto decisión del Poder Ejecutivo y se llevaron adelante por ANSES que es quien realiza los pagos de los haberes previsionales.

En 2017, se determinó que los montos que reciben mes a mes los jubilados no puede ser menor al 82% del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVyM) que determina el Consejo del Salario formado por el Ministerio de Trabajo, las cámaras empresarias y las centrales sindicales.

Con el nuevo incremento, el valor del SMVyM llegará a $21.600 en marzo, por lo que la jubilación se encontraría en un 83% si no se incrementara en los próximos 6 meses. Por lo tanto, los haberes no recibirán una mejora por esta nueva decisión.

Esto sucede cuando se espera que se envíe un nuevo proyecto de ley al Congreso para que se restituya una nueva fórmula de movilidad luego de que en diciembre de 2019 se dejara sin efecto la votada tres años atrás. La nueva cuenta tendrá aumentos relacionados a la recaudación y a los salarios, no que esté atada a la inflación como la actual en vigencia.