Tal lo esperado, en junio el cepo hard mejoró las cuentas externas, permitió el mayor superávit de cuenta corriente desde el 2012 y dejó una suba de las reservas de USD331 millones, la más grande desde diciembre. Hubo un crecimiento fuerte de la cantidad de personas que fue a retirar sus USD200 para atesoramiento, se mantuvo la cancelación de préstamos neta y los bancos se anotaron una fuga de USD1.000 millones. Pese a todo eso, la fuerte baja en el adelanto de pagos de importaciones y la mejora en la liquidación de exportaciones, inclinaron la balanza. La dinámica sigue siendo preocupante a futuro y julio ya dejó al BCRA como vendedor de divisas.

Y es que la brecha cambiaria volvió a ensancharse en julio, lo que podría tener efecto negativo en todas las variables: por la expectativa de devaluación, crece la cantidad de gente que busca fugar y crecen los coleros. También los bancos se hacen de más dólares para estar líquidos. La dinámica del adelanto de pagos de importaciones y de liquidación de exportaciones empeora. Con el mes recién terminado, el BCRA se volvió vendedor de divisas por alrededor de USD500 millones. 

En junio la historia había mejorado y la expectativa entre analistas es que un potencial arreglo de la deuda libere presiones vía expectativas de devaluación, de forma tal que se pueda volver a una dinámica similar a la del mes pasado.

La cuenta corriente, es decir la de los dólares efectivamente entrados en las cajas del MULC, dio un superávit de USD1.562 millones, el más abultado desde mayo del 2012. La balanza comercial logró incluso superar a la de los bienes ingresados y salidos por Aduana (el número que publicó el Indec durante la semana). El superávit neto de bienes fue de USD1.955 millones, el del Indec fue de USD 1.484 millones. 

El BCRA detalló y se refirió al cepo hard instrumentado en la Comunicación A7030: "En junio, los pagos de importaciones de bienes a través del mercado de cambios totalizaron USD 2.373 millones. Este nivel estuvo unos USD 1.200 millones por debajo del promedio mensual de pagos del bimestre anterior y unos USD 700 millones por debajo de la estimación de importaciones de bienes en valor FOB para el mes de USD 3.100 millones, revirtiendo en parte el desendeudamiento externo de las empresas y/o el aumento de sus acreencias con sus proveedores del exterior observado en abril y mayo. Esta situación se dio en el marco de la emisión de la Comunicación “A” 7030 de fines de mayo, cuya finalidad fue ordenar el pago de obligaciones por la importación de bienes".

A eso se le sumó un nuevo capítulo del turismo funcionando en niveles nulos, lo que permitió una salida de apenas USD70 millones en junio por la balanza de servicios. También bajó con fuerza el drenaje de dólares por el pago de intereses de la deuda externa, lo que permitió una salida neta de "apenas" USD328 millones por esa vía. Todo eso conspiró para el mejor resultado de cuenta corriente desde el 2012, tras meses de baja liquidación de exportaciones  (y en plena cosecha gruesa, el trimestre más fuerte del año para el agro) y shock del cepo hard.

En la cuenta financiera se observó que la cantidad de personas (ahorristas y coleros) que compraron divisas creció fuerte: fueron 3.300.000 personas, un crecimiento de 37% respecto al mes previo. El cepo les puso un límite y por ende la compra promedio fue de USD193. Por eso, aunque en el mes creció fuerte la fuga de sector privado no financiero, se quedó en "apenas" USD529 millones (fue de USD377 millones en mayo). No logra, por sí sola, inclinar la balanza, aunque muestra la avidez generada por la expectativa de devaluación, pese a que fue un mes de achicamiento relativo de la brecha cambiaria. Con todo, fue la fuga más alta desde que hay cepo, tras las elecciones presidenciales (en octubre del año pasado se fueron USD4.125 millones). 

Pero los que más fugaron en junio fueron los bancos: la Formación de Activos Externos (FAE) de las instituciones financieras fue de USD1.033 millones. 

Al panorama del drenaje financiero de divisas lo completó la cancelación de préstamos. Mientras que continúa virtualmente detenido el acceso a financiamiento externo, los pagos de préstamos de privados generaron una salida neta de USD483 millones.

Con todo, la cuenta financiera generó una salida de USD1.235 millones, todavía menor a los USD1.562 millones que entraron por la cuenta corriente. Por eso el BCRA logró acumular USD331 millones.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

El BCRA subió fuerte la tasa y en agosto ya competirá contra la inflación

El BCRA subió fuerte la tasa y en agosto ya competirá contra la inflación

Con un vencimiento menor gracias al canje, el Tesoro saldrá a buscar pesos

La Secretaría de Finanzas buscará, al menos, $90.000 millones

Tesoro devolvió $10.000 M al BCRA, pero la emisión por Leliq se disparó

Tesoro devolvió $10.000 M al BCRA, pero la emisión por Leliq se disparó

El gasto energético frenó en julio y los anuncios de Massa ahorran 0,3% del PBI

El gasto energético frenó en julio y los anuncios de Massa ahorran 0,3% del PBI

Por paritarias, los salarios registrados cerraron el semestre con leve alza

Por paritarias, los salarios registrados cerraron el semestre con leve alza

El BCRA subió fuerte la tasa y la acercó al IPC, pero aún es negativa

Los plazos fijos ofrecen 5,1% en agosto

Tesoro subió tasa al 90% y logró una renovación extraordinaria

Tesoro subió tasa al 90% y logró una renovación extraordinaria

El Tesoro sube la tasa y le da margen al BCRA para aumentar la de plazos fijos

El BCRA tiene nuevo margen para aumentar la tasa de los plazos fijos

Batakis se reunió con Georgieva y reafirmó su compromiso

Las partes juzgaron la reunión como extensa y productiva

Alertan por el incentivo macro a tomar crédito y no liquidar exportaciones

Alertan por el incentivo macro a tomar crédito y no liquidar exportaciones