El gobierno bonaerense anunció este domingo la extensión hasta el 31 de julio de la invitación al canje de deuda provincial, siete días después de la nueva fecha de cierre de la negociación nacional, y adelantó que prevé iniciar conversaciones bajo acuerdos de confidencialidad con los acreedores en las próximas semanas.

"La provincia de Buenos Aires informa la extensión del período de presentación de órdenes para canjear los bonos elegibles por nuevos bonos hasta el día 31 de julio, informó el Ministerio de Hacienda y Finanzas de la PBA, a cargo de Pablo López.

Ocurre dos días después que el ministro de Economía nacional, Martín Guzmán, con el que Axel Kicillof coordina la estrategia de negociación con los bonistas, anunciara la prórroga de su oferta hasta el 24 de julio, luego de los cortocircuitos de la última semana.

El comunicado adelantó también que "las conversaciones con los principales acreedores que aún no han aceptado la propuesta continúan vigentes y en las próximas semanas se prevé avanzar en el marco de un diálogo restringido". Esto significa que el gobierno provincial promoverá acuerdos de confidencialidad (NDA por su sigla en inglés) para intentar cerrar la distancia que separa su propuesta de las pretensiones de los fondos de inversión.

La PBA busca reestructurar USD7.148 millones de deuda bajo ley extranjera. Su oferta inicial, que recibió una adhesión de apenas 24% y será elevada, consistía en una quita del 55% en intereses y del 7% en capital más un período de gracia de tres años.