El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, consiguió el consentimiento del grupo más grande de tenedores del bono BP21 para postergar los vencimientos para pagar la deuda pública provincial. Si bien aún no llega al 75% necesario para concretar la prórroga, el Poder Ejecutivo espera "una respuesta positiva" del resto de los acreedores.

Este importante grupo de bonistas aceptó la oferta más reciente de Kicillof en el marco de la renegociación de la deuda: para evitar el default, propuso pagarles el 30% del capital que venció el 26 de enero y pospuso para mañana el plazo de la adhesión al consentimiento, el cual vencía originalmente este lunes.

Fuentes oficiales del gobierno provincial y el Comité Directivo que agrupa a los bonistas informaron el visto bueno de esta porción de acreedores. Se trata del comité directivo de tenedores de bonos, formado por un grupo de grandes firmas internacionales de inversión que son titulares de bonos bonaerenses, entre ellos el BP 21.

Ese grupo, también integrado por "ciertos tenedores significativos adicionales", ha decidido "participar en la Solicitud de Consentimiento Modificado", que efectuó la Provincia este lunes. Ese apoyo se formalizó por medio de un comunicado emitido en Nueva York.

Desde el Poder Ejecutivo aclararon, no obstante, que aún no se alcanzó el 75% de los acuerdos necesarios para concretar la prórroga y destacaron que "dado este aval, esperamos una respuesta positiva de los restantes tenedores para conseguir un acuerdo sustentable".