El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, afirmó que las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional ( FMI) tienen el objetivo de consensuar un programa económico para que Argentina pueda “seguir creciendo y recuperándose sin ningún ajuste”. A su vez, se refirió al panorama internacional y aseguró que se "han generado otras oportunidades en términos de mercados de exportación", como el hidrógeno verde. 

El funcionario indicó que la economía "se recupera fuertemente" y que los ingresos fiscales "crecen más que los gastos". En este sentido, Kulfas aseguró al diario La Capital de Mar del Plata que este año “se ha podido reducir el déficit fiscal sin ajustar nada”, en el marco de las negociaciones con el FMI.

"Lo que estamos negociando con el FMI es un programa económico que a la Argentina le permita seguir creciendo y recuperándose sin ningún ajuste”, aseguró, y luego agregó que la perspectiva del gobierno es “distribuir bien el ingreso y lograr que la reactivación llegue a todos los hogares”. 

La inflación local e internacional 

El ministro señaló por otra parte que la pandemia causó "un problema inflacionario serio" a nivel internacional, porque "generó muchos desbalances productivos y aumentos del costo de materias primas que repercute".

"En el caso de Argentina, ya veníamos de una situación de inflación importante que otros países no tenían. Estos dos fenómenos han complicado la situación inflacionaria pero al mismo tiempo han generado otras oportunidades en términos de mercados de exportación", explicó.

En ese sentido, aseguró: "Vemos un escenario positivo. El escenario que tenemos es de un muy buen cierre de año y un muy buen comienzo de 2022 por supuesto en el marco que prospere esta situación de normalización macroeconómica se va a fortalecer la recuperación".

La inversión récord en hidrógeno verde

Respecto a esta cuestión, Kulfas mantuvo ayer una reunión de trabajo con la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras; la CEO de Fortescue Future Industries, Julie Shuttleworth; el director ejecutivo para América Latina, Agustín Pichot, y directivos, científicos, tecnólogos y trabajadores del Centro Atómico Bariloche (CAB) y de INVAP.

“Hay mucha riqueza en este primer intercambio para generar nuevos conocimientos que sean en beneficio de generar más producción, más puestos de trabajo, y más tecnología con aporte positivo al problema del cambio climático”, expresó el ministro en el marco de un proyecto de inversión para producir hidrógeno verde en el país, que involucra unos 8.400 millones de dólares.