La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) extenderá la suspensión hasta el 31 de mayo, inclusive, del inicio de los juicios de ejecución fiscal y la traba de medidas cautelares para las micro y pequeñas empresas. La medida también alcanzará a los contribuyentes que desarrollan actividades afectadas en forma crítica por la pandemia, que ya lleva más de un año desde que se declaro la emergencia en el país.

La decisión queda formalizada a través de la Resolución 4953/2021, publicada hoy en el Boletín Oficial. La iniciativa apunta a morigerar los efectos económicos de la pandemia sobre los contribuyentes de todo el país, como parte del paquete de medidas que adoptó la administración.

La AFIP precisó que esas medidas son para los grupos sobre los que existe un impacto mayor y que "continuará con las acciones necesarias para recaudar los ingresos tributarios adeudados por aquellos sectores económicos que en la actualidad no se encuentran afectados en forma crítica".

Con el objetivo de no impactar sobre la actividad de quienes registran deudas y continuar con el acompañamiento del proceso de reactivación, la normativa "limita el alcance de las medidas cautelares a adoptar en las ejecuciones fiscales promovidas".

Para eso, "se extiende hasta fines de mayo la suspensión de la traba de embargos para todos los contribuyentes sobre fondos y/o valores de cualquier naturaleza, depositados en entidades financieras o sobre cuentas a cobrar", explicó el organismo. La Resolución 4953 contempla la posibilidad de solicitar al juez competente medidas que, sin embargo, no serán trabadas por el representante del fisco hasta que haya finalizado el plazo previsto para las medidas de alivio.