El Gobierno habilitó este martes la feria fiscal para investigar a un pequeño grupo de contribuyentes que oculta al fisco más de USD2.600 millones en 950 cuentas radicadas fuera del país. Los dueños de los depósitos, cuyas identidades permanecen guardadas bajo cuatro llaves, podrían quedar alcanzados por el impuesto a los Bienes Personales y hasta pagar penalidades.

La decisión fue tomada por la Administración Federal de Ingresos Públicos ( AFIP) luego de cruzar información tributaria con los estados miembros de la OCDE. Las cuentas tienen un mínimo de un millón de dólares cada una y no fueron declaradas.

Tal como informó BAE Negocios, de esos contribuyentes, 700 no admitieron poseer activo alguno en el extranjero o directamente no presentaron liquidación de Bienes Personales como si no llegaran al mínimo para su pago.

Su situación tributaria será analizada ahora "entre los días 27 de abril y 10 de mayo de 2020, ambos inclusive, un nuevo período de feria fiscal extraordinario", según decidió la directora de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont.

De esta manera, la AFIP decidió habilitar la feria fiscal extraordinaria "para los procedimientos de fiscalización correspondientes a la información proporcionada a esta Administración Federal por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a partir del día siguiente al de la publicación de la presente en el Boletín Oficial", lo que ocurrirá en las próximas horas.

El paquete con la información comenzó a ser analizado antes de que se decretara el aislamiento social, preventivo y obligatorio por inspectores de la Subdirección General de Fiscalización de la  AFIP, con el objetivo original de ampliar la base imponible del impuesto a los Bienes Personales, el único tributo vigente que grava la riqueza.

El hallazgo, sin embargo, tomó otra dimensión en medio del debate sobre un impuesto a la riqueza para colaborar con la lucha contra el coronavirus. Trascendió, además, que si bien se desconoce las identidades de las personas que integran la lista de evasores, entre ellos "está todo el establishment".

Aunque la información estaba en poder del organismo desde 2017, la administración de Mauricio Macri había decidido no utilizarla, según reveló este medio.

Tal como publicó Alejandro Bercovich en su panorama semanal de BAE Negocios, entre los titulares de las 950 cuentas hay tres grupos: los que declararon bienes en el exterior en sus presentaciones de Bienes Personales por un monto inferior al que figura en la información recibida, los que no declararon bienes en el exterior y los que directamente no presentaron liquidación de Bienes Personales, como si sus patrimonios no llegaran a dos millones de pesos.