La actividad económica continuó con su recuperación en agosto, con una mejora del 1,1% de la actividad informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). De esta manera, acumula cuatro meses consecutivos de mejoras, pero continúa lejos de los niveles del año pasado. Según el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), en la comparación con 2019 la actividad cayó 11,6%.

De esta manera, entre enero y agosto la actividad económica acumuló una merma del 12,5%, informó el organismo.

Con excepción del rubro Intermediación financiera, que subió 4,1%, el resto de los sectores registró caídas en agosto en el nivel de actividad con respecto al mismo mes de 2019.

Los sectores Hoteles y restaurantes, con una merma del 56%, y "Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales”, con el 53,7%, fueron los de mayor caída interanual durante el octavo mes del corriente año. Sin embargo, ambos sectores continúan con una lenta recuperación desde las medidas de aislamiento más estrictas en marzo pasado, que provocaron una caída del 85,3% y 71%, respectivamente.

En este sentido, Indec aclaró que "el sector hotelero, si bien tuvo una actividad mínima con fines turísticos, tal como registró la Encuesta de Ocupación Hotelera (EOH), sí prestó servicios con fines sanitarios", por lo que pudieron reflejar una mejora.

Las expectativas de privados para los números de este mes se centraban en mejoras en servicios y comercio. Sin embargo, aunque el comercio marcó una caída menor (pasó de desplomarse 5.6% a 3,5%), los servicios pegaron un revés en la tendencia alcista que tenían desde junio. La caída fue leve, de 0,4%, pero contrasta con la suba de 4,4% el mes pasado.

Para 2020, el Ministerio de Economía prevé una caída del 13,6% en el Producto Bruto Interno, al tiempo que proyecta una recuperación del 5,5% para 2021, según el proyecto de Ley de Presupuesto.

La economía viene de una caída del 25,7% entre marzo y abril, es decir, un cuarto del PBI en apenas dos meses, provocada por el parate de actividades ante el aislamiento social, preventivo y obligatorio. A partir de las flexibilizaciones de mayo, y con mayores aperturas en los meses siguientes, comenzó un marcado rebote que luego se fue desacelerando. De hecho, al analizar los datos mes a mes, se puede ver que sigue existiendo una recuperación, pero es cada vez más lenta: en mayo subió 9,5%, en junio 7,5% y en julio y agosto 1,1%.

De acuerdo con el EMAE, la construcción cayó un 32,1% interanual, la industria un 8,7%, el transporte y comunicaciones un 21,6%, y los servicios sociales y de salud un 10,3%.

"Las restricciones globales a la circulación de las personas con el objetivo de mitigar la pandemia de la Covid-19 afectan a un conjunto significativo de actividades económicas en todos los países. La persistencia de este fenómeno y las habilitaciones que permiten retomar la actividad en algunos sectores, en mayor o menor grado, comienzan a reconocerse en el comportamiento de las series e incorporarse en el proceso de desestacionalización", graficó el Indec en el informe.