La actividad económica recuperó una parte de lo que había perdido durante marzo y abril por la cuarentena en su versión más dura. Así, en mayo, cuando el aislamiento se relajó, el rebote fue de 10% mensual. Pero la producción sigue en el pozo: contra febrero, la contracción es de 19%. La expectativa es que el repunte continúe con un ritmo lento y que a fin de año la caída promedio sea peor que la de 10,9% del 2002.

El rebote, tal como mostraron los indicadores adelantados del mes pasado, continuó en junio. La expectativa es que siga así, aunque podría ralentizarse y hasta interrumpirse, especialmente si en algún momento vuelve a endurecerse la cuarentena. Desde la consultora LCG afirmaron: "La recuperación de la actividad fue más fuerte de lo esperado inicialmente. Sin embargo, esperamos que retornar a los niveles anteriores a la pandemia lleve un tiempo prolongado, y que en los próximos meses se modere".

Sólo dos sectores de la actividad económica no mostraron rebotes en mayo y la explicación es que ninguno de los dos tuvo contracciones a lo largo de la pandemia: el agro y los bancos. En el caso de la agricultura cabe destacar que la estacionalidad es la principal explicación de la suba. Abril y mayo son los meses fuertes del año, por la cosecha gruesa.

Eso se cumplió, como todos los años, aunque la caída interanual contra el buen desempeño del 2019 fue de 10,7%, pese a ser un sector exceptuado y a que las exportaciones primarias treparon 8,3% en el mes. Lo explicó el director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez: "Al final de la cosecha faltaron precipitaciones y en volumen fue significativamente menor. Mucho de lo que se exporta este año es cosecha del 2019". El director de Epyca, Martín Kalos, agregó que "en mayo todavía había problemas logísticos que afectaron".

Los bancos mantuvieron su nivel a lo largo de la pandemia y crecieron 1,1% respecto a febrero. En la variación interanual se observó una contracción de 4,3%. Pero esas caídas anuales ya se venían observando en la previa, de la mano de la recesión que marcó a los últimos dos años de la gestión Cambiemos, que afectó a la intermediación financiera, poniendo el centro de las ganancias del sector en la apuesta segura a la tasa de las Leliq.

De hecho, en febrero la caída interanual ya había sido de 6,8% para el sector. Es decir que logró recortar lo perdido, incluso a lo largo de la pandemia. Alimentó así la figura de que, no importa lo que ocurra en la economía, la banca siempre gana. En mayo, el crédito creció 2% real respecto a abril, por la mayor demanda de liquidez de las empresas.

El resto de los sectores operó bien por debajo de los niveles de febrero. En algunos casos incide la estacionalidad. Pero en la comparación interanual se vieron puras contracciones, excepto en la pesca, que por el lado de los camarones tuvo la mejor temporada de los últimos 20 años, según el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep).

La industria, el comercio y la construcción sufrieron caídas anuales de 25,7%, 20,9% y 62,2%, respectivamente

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

UVA y CER, los plazos fijos indexados fueron los preferidos en febrero para no perder contra la inflación

UVA y CER, los plazos elegidos para no perder contra la inflación

Los dólares exportadores alcanzaron para dar estabilidad en enero

Dólar: el campo mejoró 20% la liquidación respecto a diciembre

En el 2020, los bancos trabajaron más pero ganaron mucho menos

La tasa de los plazos fijos y de las Leliq y Pases provocó que los bancos privados perdieran dinero en diciembre

El BCRA observó caída del PBI en enero

El Banco Central aseguró que la posible interrupción del crecimiento en enero no parece anticipar una fase recesiva

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Ancla cambiaria: el Banco Central ralentiza la devaluación y perforará el piso en febrero

El atraso cambiario del oficial podría tener consecuencias en los dólares paralelos

Hacienda publicará superávit primario durante enero

El menor déficit público mejoró las cuentas y le permitió al BCRA aflojar con la maquinita y la emisión