La actividad económica continuó cayendo durante octubre, 0,9% interanual, y todavía no hay garantías de que haya tocado piso. Ayer mismo se promulgó la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva. El paquete de medidas del nuevo Gobierno tomará parte del ingreso de los sectores medios y altos y buscará reinyectarlo en los más bajos, que tienen mayor propensión a consumir por cada peso que reciben. Por ahora, su potencial impacto luce relativamente moderado. La gestión Cambiemos terminó con una caída del PBI de casi 5%.

Desde la consultora LCG, sostuvieron: “De cara al 2020 entendemos que uno de los factores que pueden dar un respiro y traccionar la actividad vendría de la mano del consumo privado, a raíz de las medidas anunciadas recientemente: bonos de $ 2.000 a los beneficiarios de AUH, bonos de $ 5.000 en enero y diciembre a jubilados que cobren la mínima; reintegros de IVA a sectores vulnerables y mini-emprendedores; otorgamiento de la tarjeta alimentaria, entre otras. De todas formas, no hay que perder de vista que los altos niveles de inflación no van a permitir recuperar totalmente el poder adquisitivo, al menos en el primer año”.

En ese sentido, un informe de PxQ, la consultora de Emmanuel Álvarez Agis, detalló cuánto inyectará en la economía lo que ya se conoce del programa encarado por el ministro de Economía, Martín Guzmán. “El aumento en el gasto viene por el lado de tres nuevas erogaciones. El bono a los jubilados alcanza a cerca de 4,5 millones de beneficiarios y suma $44.000 millones. El bono a los beneficiarios de AUH representa casi $8.000 millones y los gastos del Plan Alimentar cuenta con un presupuesto de $60.000 millones. El congelamiento de tarifas de electricidad y gas por 180 días podría alcanzar US$800 millones”, indica.

Es decir, contando el alivio al bolsillo por alrededor de $50.000 millones que siginificará el congelamiento tarifario, hasta acá el programa inyectaría $162.000 millones. Si se piensa en un producto bruto de $21 billones, en línea con el actual, se trataría de un 0,8% del PBI. A eso se le sumaría el aumento de salarios privados. Cabe tener en cuenta que cada punto de mejora representa una inyección extra de alrededor de $80.000 millones.

La baja de la actividad de 0,9% interanual, publicada ayer por el Indec a través del EMAE de octubre, se dio contra un mes que ya de por sí había resultado pésimo. En octubre del 2018 el PBI había caído 4% contra el mismo mes del 2017. Que haya continuado la contracción económica da cuenta de lo prolongada que es la recesión actual. Desde marzo del año pasado que la producción no crece dos meses seguidos.

Lo que sí hubo en octubre fue una recuperación parcial respecto a lo ocurrido en septiembre, cuando la corrida cambiaria posterior a las PASO golpeó de lleno a la economía, con pico de pass through de la devaluación a los precios al consumidor. En septiembre la actividad había sufrido un bajón de 2% en la variación desestacionalizada versús el mes previo, que se sumó a una caída de 0,6% en agosto. De esa forma, se puede concluir que en octubre la producción aún no superó a la de julio, justo antes del último round de la crisis cambiaria que azota a la economía desde abril del 2018.

Entre enero y octubre el PBI cayó 2,3%, según los datos del Indec. Con dos meses por contar, la proyección de LCG es una baja de 2,7% en el 2019. Ese número se suma a un flojo desempeño entre 2016 y el año actual. De hecho, en el primer año de Cambiemos la caída fue de 2,1%; en 2017 mejoró 2,7% y en 2018 volvió a achicarse 2,5%. Con el 2,7% proyectado por LCG, la economía se habrá contraído 4,7% en total. Las perspectivas para el 2020 son de una tercera baja interanual consecutiva.

La consultora ACM previno: “Hasta que no existan definiciones en torno a la renegociación de la deuda, no cabe esperar una recuperación sostenida de la actividad más allá de cierta recuperación del consumo masivo por los incrementos en jubilaciones, AUH y demás transferencias”.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

La recaudación tributaria de las provincias cayó 8,7% en enero y complica el pago de deuda

Provincias en rojo

En enero, el gasto social y el congelamiento tarifario generaron rojo fiscal

Con más fondos sociales y subsidios, volvió el rojo fiscal

Guzmán mantuvo reuniones con bonistas y ahora tiene dos semanas para definir la oferta

En las últimas semanas, el ministro endureció su postura

Nuevas retenciones brindan recursos equivalentes a tres bonos para jubilados

A pesar de los reclamos, la nueva retención aportaría 0,4% del PBI

El PBI per cápita cayó 7,9% entre 2016 y 2019 y enero ya muestra una leve recuperación

El PBI muestra una leve recuperación en enero

Por el impuesto PAIS, se desplomó la salida de dólares para fuga y turismo

Por el impuesto PAIS, se desplomó la salida de dólares

Economistas creen que el aval del Fondo ablandará a bonistas, pero no descartan turbulencias

El aval del FMI ablandará bonistas, pero no se descartan turbulencias

El BCRA acelera la emisión monetaria y el Gobierno apuesta a impulsar el crédito

El BCRA acelera la emisión monetaria y el Gobierno apuesta a impulsar el crédito

El Gobierno amplía el control de precios y complica la salida del congelamiento

El Gobierno busca expandir el consumo, pero pisando la inflación

Con tipo de cambio quieto e inflación, los dólares del superávit se evaporarán en siete meses

Inflación y dólar ponen en riesgo el superávit en el segundo semestre