El Banco Central (BCRA) le transfirió $ 290.000 millones al Tesoro desde el 20 de marzo en adelante para financiar las medidas de expansión fiscal instrumentadas por el gobierno para asistir a empresas, trabajadores informales y sectores de bajos recursos, ante la caída de la actividad económica por el aislamiento social para mitigar la pandemia de coronavirus. En total, la base monetaria creció un 20% desde que comenzó el aislamiento obligatorio.

Según los últimos datos del BCRA, hasta el 15 de abril el financiamiento al Tesoro fue instrumentado tanto a través de Adelantos Transitorios ($210.000) como de Transferencia de Utilidades ($80.000).

En esos 25 días, la base monetaria -equivalente a todo el dinero en efectivo en poder del público más el depositado en bancos y en la cuenta corriente de las entidades financieras en el Banco Central- creció unos $413.500 millones, poco más del 20%, hasta alcanzar los $2.438.830 millones.

De este modo, en el último año, la base monetaria creció 85% desde los $1.317.300 millones registrados el 15 de abril de 2019, muy por arriba de la inflación para el mismo período que orilló el 50%, según los datos del Indec.

Si se contabilizan los últimos dos años, la cantidad de dinero presente en la economía aumentó un 130%, en línea con el aumento del nivel de precios que orilló el 123% desde entonces.

El control y la restricción de la base monetaria fue la principal herramienta aplicada como estrategia antiinflacionaria en el gobierno de Mauricio Macri y, principalmente, durante la gestión de Guido Sandleris al frente del Banco Central, a pesar de lo cual la suba de precios marcó un incremento de casi 54% a lo largo de 2019.

En tanto, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, informó ayer que el gobierno nacional destinará $ 850.000 millones, casi 3 puntos porcentuales del PBI, en distintos tipos de ayuda para mantener el empleo y las empresas.

El paquete incluye una línea de créditos instrumentada a través de los bancos a una tasa del 24% para que pequeñas y medianas empresas accedan a capital de trabajo, que el BCRA promocionó vía el desarme de casi $320.000 millones desde el inicio de la cuarentena, que fue parcialmente esterilizado con la absorción de $ 174.902 millones por esta misma vía la semana pasada.

"La importancia hoy de darle liquidez a la economía está más que clara. No hay otro mecanismo que aumentar la base monetaria en el cortísimo plazo", aseguró a Télam Ricardo Delgado, director de la consultora Analytica, que remarcó que el hecho de que la Argentina "venía de una astringencia monetaria casi completa".

Según proyecciones de Analytica, la economía argentina podría sufrir en el segundo trimestre una caída del 16% -el más abrupto para el Producto Bruto Interno (PBI) en tres meses en la historia del país- y una recesión promedio para 2020 de entre 6 y 8 puntos del producto.

"Esto sirve para entender la excepcionalidad del momento que atravesamos. Ahora bien, el punto de fondo es que esto no sea percibido como algo permanente ya que la demanda de pesos va a caer cuando la economía empiece a recuperarse", agregó Delgado.

Aunque sostuvo también que, llegado el momento, el retiro de pesos del mercado será necesario "para que no se transformen en presiones cambiarias o en los precios", aunque aseguró no ver que eso suceda en el corto plazo ya que "aún quedan muchos meses de recesión por delante".