El director ejecutivo de la Unión Industrial Argentina ( UIA), Diego Coatz, admitió que "no se le puede pedir todo al tipo de cambio", aunque sostuvo que es necesario tener "cierta previsibilidad" y, si bien dijo que "debe acompañar los costos", aclaró que no se debe pasar de una devaluación a una apreciación muy fuerte "porque eso complica mucho la planificación".

-¿Qué balance hicieron de la Conferencia Industrial?
-Fue muy positivo. Con este evento queremos abrir a la sociedad los debates sobre la industria actual y del futuro. Aprovechamos para ver todo lo relacionado al Mercosur, como consolidar a la Argentina con múltiples desafíos. También para dialogar con los temas que hacen a la agenda más cotidiana, mas local. Fueron dos días de debates intensos pensando en un fin de año para consolidar esta recuperación económica. Argentina tiene el desafió de lograr varios años de crecimiento ininterrumpido, sin crisis cambiaria.

Ver aparte: "La ley de envases tiene muchos errores en su concepción"

-¿Cuál es la proyección del cierre de la actividad industrial para este año?
-La industria va a crecer entre un 12% y un 14%, si comparamos con un año de pandemia y contra años anteriores en donde había caído mucho la producción, como el sector automotor y el autopartista. Lo importante es que la industria estará volviendo lentamente a los valores de producción del 2018 para terminar 5 o 6 puntos encima del 2019. La industria venía de tres años muy malos (2018, 2019 y 2020) por la crisis cambiaria que dejó el gobierno anterior, aunque menos golpeada que otros sectores.

-¿La industria necesita crecer al 3% para recién en una década llegar a los nivelese de 2011?
-El gran desafío está en empezar a ver las variables macro porque los números son buenos, pero dado lo que es la brecha cambiaria, la falta de reservas y todos los temas que estamos viendo en las cuestiones macro resulta complicado pensar en una proyección de crecimiento a futuro. La inversión de un industrial en tecnología demora en recuperarse cinco o diez años. Son de largo plazo. También pensar algunas políticas más micro, más puntales, que tienen que ver con alentar las inversiones en un contexto de presión tributaria al sector formal bastante alto. Temas vinculados con el mercado de trabajo y algunas medidas de exportación para fomentar la recuperación productiva.

-¿El tipo de cambio está atrasado para la competitividad industrial?
-La verdad es que el tipo de cambio tuvo un recorrido por debajo del nivel de los costos de precios. La competitividad cambiaria es importante, pero se requiere previsibilidad cambiaria. Lo importante para el futuro es un tipo de cambio que sea previsible, que vaya acompañado los costos, y que no tenga grandes oscilaciones. No pasar de una devaluación a una apreciación muy fuerte porque eso complica mucho la planificación. Hoy preocupa la brecha cambiaria, que el Banco Central tenga reservas para contemplar la dinámica de los tipos de cambio.

-¿Cómo se achica la brecha? ¿Es una preocupación de los industriales?
- Ya se renegoció la deuda con los acreedores privados y una renegociación con el FMI despejaría las cuestiones financieras. Un acuerdo con el Fondo Monetario, que tenga como base sostener el crecimiento, lograr que haya una política macro, que junto con el acuerdo empiece a bajar el riesgo país, permite que se pueda empezar a reducir la brecha y bajar los controles. Pensar un programa económico que alargue los tiempos de proyección.

-¿Y qué sucede en la actualidad con esa planificación?
-Hoy estamos trabajando en los temas de corto plazo y eso tiene que ver con los temas de competitividad por el tipo de cambio. Uno no le puede pedir todo al tipo de cambio. Sí cierta previsibilidad, que no esté muy apreciado pero que tampoco se devalúe mucho, y después entrar más en la política de productividad y de competitividad, que es todo el resto. Hay muchas cosas que trabajar y que hacen a la competitividad genuina.

-¿La robotización fabril puede incidir en una menor recuperación del empleo?
-La incorporación de máquinas mejora la competitividad y el vínculo del trabajador con la producción. En general, cuando se está invirtiendo es que se está creciendo y demandando trabajo. Es un mito eso de que se reemplaza a los trabajadores por máquinas. Es verdad que si estoy creciendo y contrato máquinas mejora más la productividad y crece más mi nivel de producción que mi nivel de empleo, pero sigo demandando empleo. No hay una tensión entre los bienes de capital y la tecnología con el empleo.

-¿Por qué no crece más rápidamente el empleo fabril?
-La industria es parte de la agenda. Podría generar más empleo de lo que está creciendo y ahí están las incertidumbres del mercado de trabajo, las regulaciones, la falta de incentivos claros para contratar empleo privado formal, que es el que más se ha reducido y ha sido castigado con la crisis cambiaria en los últimos años.

-¿La industria genera inflación?
-Hay dos agendas. Una positiva, que tiene que ver con las medidas de financiamiento y con la orientación que tiene el Ministerio de Producción a favor de la industria; la otra agenda es más complicada, más tensa. Argentina vive con una inflación alta hace mucho tiempo. El año pasado había bajado por la pandemia y este año hay una inflación mundial muy importante. Es un tema difícil.

Más notas de

Ariel Maciel

Industria: promueven la vacunación para evitar un traspié en la actividad

Industria: promueven la vacunación para evitar un traspié en la actividad

Empresas de gas presionan por aumentos y esquemas previsibles ante la inflación

Empresas de gas presionan por aumentos y esquemas previsibles ante la inflación

Inflación, inestabilidad macro e impuestos le ponen tope a la inversión industrial

Los industriales alertaron por caída de la inversión

La UIA insistirá con el permiso para vacunar en fábricas y acelerar la tercera dosis

La UIA insistirá con el permiso para vacunar en fábricas y acelerar la tercera dosis

La ola de calor obligó a parar máquinas, e industriales respaldaron la planificación

La producción está afectada por ausentismo y por la ola de calor

Las fábricas reclaman vacunas obligatorias para evitar caída de stocks e impacto en precios

Los empresarios temen por el fin del stock por los parates

La UIA alertó que el ausentismo en las fábricas por situación Covid ya alcanzó picos del 30%

Funes de Rioja alertó por desabastecimiento ante el ausentismo por situación Covid

En la UIA temen que los problemas macro más la tercera ola condicionen la remontada

Los industriales esperan incentivos para la exportación de bienes transables

La actividad metalúrgica creció, pero en noviembre ingresó en una meseta tras superar al 2019

Las fábricas recuperaron el terreno perdido en pandemia

La construcción se mantiene dinámica y las empresas descartan cierres por casos Covid

Las obras no debieron parar por la suba de contagios