Los bancos y consultoras de la city, consultados por el BCRA para el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), remarcaron que el rebote económico durante el tercer trimestre fue más alto que lo esperado en la previa. E incluso que la contracción de la actividad durante el 2020 será menor a la proyectada hace meses y que terminará cerca de la registrada en el 2002, el peor año del que se tenga datos. Además agravaron un poco sus números de inflación esperada para el próximo año, lo que convierte a la tasa de interés en cada vez más negativa.

La autoridad monetaria publicó el REM de noviembre. El informe muestra las proyecciones de 42 bancos y consultoras de la city. Los analistas esperan que el rebote de la actividad durante el tercer trimestre haya sido de 13,2%, según la mediana de las respuestas (y 11,6% según el promedio). Muy superior al 10,5% que se esperaba en la previa. Pero eso sí: consideran que durante el último trimestre del año se irá apagando y será de apenas 2,8% (y 3% según el promedio).

Ahí juega el flojo desempeño del consumo, con un salario real que no deja de caer, con una contracción de 5,6% en los primeros siete meses de pandemia. Y con un empleo que se desplomó (se perdieron 3.750.000 puestos de trabajo) en el segundo trimestre y cuyo rebote no viene mostrando una dinámica acelerada. 

En ese sentido, desde el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA), que también participa del REM, destacaron: "La oferta viene creciendo de manera errática, pero con crecimiento al fin, sobre todo acompañada por inversiones en construcción y maquinaria y equipos. La vuelta al trabajo del sector industrial y comercial ya se ve consolidada sobre todo por el pasaje del ASPO al DISPO en la totalidad del territorio nacional. Pero, el consumo no logra repuntar y esto viene de la mano de una caída de los ingresos reales, tanto por el descenso en el empleo asalariado privado registrado y el empleo no registrado (en mayor medida), siendo levemente compensado por un incremento en el sector monotributista".

Y agregaron: "No solo la recuperación de la economía después de la pandemia tiene forma de raíz cuadrada invertida sino también que esta comienza a presentar forma de serrucho haciendo que la misma parezca un sube y baja y atente contra la estabilidad económica, condición necesaria pero no suficiente para una recuperación exitosa".

El dato de actividad del tercer trimestre será publicado por el Indec el 23 de diciembre. Por lo pronto, los números del Emae dejan entrever que la recuperación fue más veloz de lo esperado. Eso llevó a las consultoras y bancos a moderar la caída proyectada para el 2020. De hecho, calculan que bajará menos que lo señalado por la OCDE y por el Presupuesto 2021 (12,9% y 12,1%, respectivamente): la contracción sería de 10,9%, idéntica a la registrada durante el 2002, según el Indec.

Con todo, entre 2018 y 2020 el PBI habrá marcado un bajón histórico de 15%. El rebote de 4,8% proyectado para el 2021 lo dejaría en una contracción de 11%. De hecho, la caída es tan fuerte que el Presupuesto 2021 prevé que Alberto Fernández terminará su mandato con un deterioro de 3,4% en el PBI per cápita.

La inflación sigue el rojo vivo

En cuanto a la inflación, el consenso de la city proyectó una de 3,6%, según la mediana de las respuestas (y 3,7% según el promedio). Aunque implicaría una desaceleración respecto al pico de octubre, el número está bastante por encima de la tasa de los plazos fijos, que es de 3,1% mensual. Esa negatividad de la tasa de interés, con sus potenciales consecuencias negativas en lo que a la demanda de dólares paralelos se refiere, se ve también en la inflación prevista para los próximos 12 meses, que es de 52,5%.

Los plazos fijos hoy están ofreciendo 37%. Sin "el diario del lunes", y haciendo una salvedad fundamental acerca de la imprevisibilidad del futuro, la tasa negativa implicaría en un año una pérdida del 10,2% de los ahorros. La diferencia es algo más moderada si se toma la proyección de inflación de "la calle", a través de la encuesta a hogares que realiza todos los meses la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT). En ese caso, contrario a lo que ocurre en la city, las proyecciones mostraron moderación respecto a los meses previos y se espera que en los próximos 12 mese el IPC sea de 44,5%. Una tasa negativa de 5,2%.

Con todo, el 2020 terminaría con una inflación de 36,7%, la más baja desde el 2017, aunque para el año que viene, con descongelamiento de tarifas en el horizonte, se espera una nueva aceleración.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

IFE y ATP contuvieron el desempleo pero Argentina quedó segunda en gasto fiscal

El dólar como amenaza es un peligro latente de la política fiscal expansiva y por eso Economía viene ajustando

Precios de los alimentos: ¿por qué se dispararon?

Precios de los alimentos: ¿por qué se dispararon?

La inflación de los pobres fue 4,7% en diciembre

La inflación de los pobres fue 4,7% en diciembre

El Gobierno ajustó y el déficit fue de 6,5% del PBI

El Gobierno ajustó y el déficit fue de 6,5% del PBI

Sin dólares no hay paraíso: qué dijo la consultora de Álvarez Agis sobre el FMI y la soja

En el 2020, el campo fue la principal explicación de las inestabilidades del dólar

Las subas del dólar y la soja golpearon a los costos

Las subas del dólar y la soja golpearon a los costos

La reactivación industrial continuó en diciembre

La reactivación industrial continuó en diciembre

El déficit fiscal de diciembre batió records

Guzmán estimó un déficit de 8,3% para el 2020 pero todo indica que estará por debajo del 7%

El año de Alberto en números: dólar, salario y tarifas

Ganadores y perdedores de los gobiernos de Alberto Fernández y Mauricio Macri. Qué pasó con el dólar, las tarifas, los salarios y la inflación

La inflación presiona a las tasas de pobreza e interés

La inflación presiona a las tasas de pobreza e interés