La construcción perdió casi un cuarto de sus puestos de trabajo en marzo, mes que coincidió con el inicio de los diez primeros días de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, y de esta manera acumuló una baja de unos 100.000 empleos durante el último año.

De acuerdo a un informe del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), la crisis que atraviesa el sector se encamina a ser incluso mayor a la observada con el derrumbe de la convertibilidad, tras dos años seguidos de ajuste en obra pública y volatilidad cambiaria que la pandemia de coronavirus no hizo más que agudizar.

Según el IERIC, en marzo los trabajadores registrados en el rubro sumaron 320.738, esto es casi 16.500 menos solamente en relación a los 337.208 de febrero y una diferencia de 99.000 frente al mismo período del año pasado.

Esta cifra arroja una reducción en términos interanuales del 23,6%, es decir, equivalente a casi un cuarto del total de empleados que el sector tenía a esa altura del 2019. Frente a febrero, la contracción fue de casi 5%.

“El panorama de la ocupación sectorial no resulta nada alentador ya que se verifica un volumen de actividad significativamente deprimido aún antes de acusar el impacto pleno de las medidas de aislamiento social obligatorio sobre la actividad económica cuyos efectos, cabe esperar, serán más notorios a partir del mes de Abril de 2020”, puntualiza el reporte. 

“De hecho, la velocidad y la persistencia de la caída superan con creces a las observadas en las dos últimas crisis que atravesó el sector. Tanto en la crisis del 2008 como en la del período final del 2015, la reducción de puestos de trabajo resultó más moderada y fuertemente concentrada en los cuatro primeros meses (coincidiendo, además, con la estacionalidad del empleo sectorial)”, detalló el Ieric. 

Por el contrario, “la presente coyuntura exhibe una contracción de gran magnitud (casi el doble de la observada en el mismo período 2008-2009) y registra una extensión temporal más prolongada, en una perspectiva que a todas luces empeorará en los próximos meses”, sentenció el Instituto.

El informe también analizó el consumo de cemento durante abril, utilizado como termómetro del nivel de actividad del sector. Durante el mes pasado, se despacharon poco más de 400.000 toneladas, por lo que se ubica en mínimos desde 2002 y 2003.

Las cifras muestran que el desplome se aceleró al 55,2% interanual, cuando en marzo había sido del 46,6%.

Sin embargo, mientras que el consumo de cemento a granel, indicador de obras de tamaño mediano y grande, se pulverizó con un descenso del 87,4%, el que se vende en bolsa bajó 30%, cifra inferior a la de marzo, cuando habia caído 36,8%.

Más notas de

Ignacio Ostera

Eximir a los jueces de Ganancias le costará al fisco más que el IVA reducido al pan

Los magistrados que ingresaron desde 2017 están alcanzados por el gravamen

Por los nuevos controles, se estira la negociación de la deudas provinciales

El neuquino Gutiérrez dio plazo hasta este viernes para adherir al canje

El Gobierno postergará el pago de Letras con el Central por USD10.000 M

La autoridad monetaria deberá esperar para cobrar su deuda de hace diez años

El Gobierno apuesta a una suba fuerte en la recaudación para achicar el déficit

Guzmán al presentar los lineamientos de proyecto de ley

Empresas aprovechan tasas bajas para anticipar pagos en dólares al exterior

El sector privado demandó USD3.500 millones en julio para pagar mercadería

Buenos Aires recibirá $12.000 M hasta fin de año y su índice de coparticipación toca un máximo

Kicillof recibirá el 27% de los recursos que la Nación gira a las provincias

Con el canje despejado, Powerchina apuesta a construir represas en Mendoza y Neuquén

Powerchina apuesta a construir represas en Argentina

Provincias aumentan sus depósitos y contienen gastos para hacer frente a la coronacrisis

Provincias aumentan depósitos para enfrentar coronacrisis

Las tres patas del vaciamiento de Vicentin, según el Banco Nación

El patrimonio neto de la firma se pulverizó de un día para el otro

Desarrolladoras diversifican estrategias para sobrellevar la crisis

La Ciudad habilitó a retomar las obras a 90 días de su finalización