La construcción perdió casi un cuarto de sus puestos de trabajo en marzo, mes que coincidió con el inicio de los diez primeros días de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, y de esta manera acumuló una baja de unos 100.000 empleos durante el último año.

De acuerdo a un informe del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), la crisis que atraviesa el sector se encamina a ser incluso mayor a la observada con el derrumbe de la convertibilidad, tras dos años seguidos de ajuste en obra pública y volatilidad cambiaria que la pandemia de coronavirus no hizo más que agudizar.

Según el IERIC, en marzo los trabajadores registrados en el rubro sumaron 320.738, esto es casi 16.500 menos solamente en relación a los 337.208 de febrero y una diferencia de 99.000 frente al mismo período del año pasado.

Esta cifra arroja una reducción en términos interanuales del 23,6%, es decir, equivalente a casi un cuarto del total de empleados que el sector tenía a esa altura del 2019. Frente a febrero, la contracción fue de casi 5%.

“El panorama de la ocupación sectorial no resulta nada alentador ya que se verifica un volumen de actividad significativamente deprimido aún antes de acusar el impacto pleno de las medidas de aislamiento social obligatorio sobre la actividad económica cuyos efectos, cabe esperar, serán más notorios a partir del mes de Abril de 2020”, puntualiza el reporte. 

“De hecho, la velocidad y la persistencia de la caída superan con creces a las observadas en las dos últimas crisis que atravesó el sector. Tanto en la crisis del 2008 como en la del período final del 2015, la reducción de puestos de trabajo resultó más moderada y fuertemente concentrada en los cuatro primeros meses (coincidiendo, además, con la estacionalidad del empleo sectorial)”, detalló el Ieric. 

Por el contrario, “la presente coyuntura exhibe una contracción de gran magnitud (casi el doble de la observada en el mismo período 2008-2009) y registra una extensión temporal más prolongada, en una perspectiva que a todas luces empeorará en los próximos meses”, sentenció el Instituto.

El informe también analizó el consumo de cemento durante abril, utilizado como termómetro del nivel de actividad del sector. Durante el mes pasado, se despacharon poco más de 400.000 toneladas, por lo que se ubica en mínimos desde 2002 y 2003.

Las cifras muestran que el desplome se aceleró al 55,2% interanual, cuando en marzo había sido del 46,6%.

Sin embargo, mientras que el consumo de cemento a granel, indicador de obras de tamaño mediano y grande, se pulverizó con un descenso del 87,4%, el que se vende en bolsa bajó 30%, cifra inferior a la de marzo, cuando habia caído 36,8%.

Más notas de

Ignacio Ostera

Confirmado: Argentina recibirá 4.300 millones de dólares del FMI para las reservas

El giro llegará a las arcas del BCRA en las próximas semanas

Economía sale a buscar $235.000 millones: vuelven los bonos dólar linked

El equipo de Guzmán saldrá a aprovechar el apetito de cobertura

Construcción: la segunda ola pegó en el empleo y amplían fondos para obras

Construcción: la segunda ola pegó en el empleo y amplían fondos para obras

El Central vendió por segundo día y las reservas cayeron por pagos de deuda

El impacto en la balanza de pagos preocupa al gabinete económico

La deuda externa del sector privado subió después de 6 trimestres en baja

Las disposiciones del BCRA fueron clave para frenar el drenaje

Aceleran el gasto en obra pública y ya está en su nivel más alto en 4 años

Las mejoras en los caminos pesan fuerte en la gestión

Cristina descartó el uso de los DEG del FMI para la reactivación

"No vemos a poder destinar los 4.300 millones de dólares" a reconstruir la economía

Inversores se vuelcan a bonos de mayor cupón tras el primer pago de la deuda

Para los analistas, el Bonar 30 "se comporta más como una acción de Argentina"

El Grupo Ad Hoc rechazó el acuerdo de Kicillof por la deuda

Kicillof y López debieron prorrogar 20 veces el canje

El Tesoro canjeó $216.000 millones de un bono y descomprimió vencimientos

Finanzas salió a fondearse en el mercado