El consumo de electricidad sufrió en abril su mayor retroceso en 20 años, tras derrumbarse un 11,5% en comparación al mismo período del 2019.

Así lo advirtió un informe de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), que reflejó el efecto de la cuarentena sobre la demanda de luz, en lo que fue el primer mes completo de aislamiento.

Con 8.469,8 GWh de consumo según los datos de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), en abril se interrumpieron siete meses consecutivos al alza, al empeorar un 23,4% mensual.

De acuerdo a Fundelec, el mes pasado se ubicó como el de mayor contracción de la serie histórica, incluso por arriba del observado en febrero de 2002, cuando bajó 11,2% en plena crisis de la Convertibilidad, y de junio de 2019, cuando se hundió 10,6%. "Aunque este retroceso se debe fundamentalmente a la coyuntura de la cuarentena y a la gran inactividad comercial e industrial (antes fue por cuestiones de recesión económica), es destacable aclarar que el mes contra el que se compara este cuarto mes de 2020 (abril 2019) ya había presentado una baja importante: -8,6%", puntualizó el reporte.

"Esto muestra que tan importante es la reducción del consumo de este mes de abril que, en términos absolutos, para encontrar un abril de menor consumo al de este 2020, hay que regresar hasta abril de 2010", comparó Fundelec.

En cuanto a los segmentos, el mayor descenso se observó en el industrial, a donde llegó al 25,6%, en tanto para el comercial fue del 9,7% y en el residencial de sólo 1,4%.

En cuanto a las regiones del país, el noreste encabezó la lista con un 21% menos de consumo, seguida del litoral con un 17,4%, Comahue (-15%), Cuyo (-12%) y Centro (-11,8%). Sólo en Patagonia (Chubut y Santa Cruz) se mantuvo constante.