La producción industrial sufrió un nuevo tropiezo durante julio, con una contracción de 2,6% en comparación con el mes anterior, libre de estacionalidad. Por un lado, junio había dejado una alta base de comparación, ya que la recuperación posterior a la segunda ola había sido muy pronunciada por el efecto de la recuperación de stocks. Por otro, julio fue un mes con muchas paradas técnicas en la industria automotriz. Tropezón no es caída: se espera que siga la tendencia positiva y el año terminará con un crecimiento de 15% para el sector.

De lograr esa mejora de 15% interanual, la industria habrá terminado virtualmente empatada con los niveles del 2018, con una caída de apenas 0,3%, bien por encima del 2020 pandémico. Y también del 2019 con el que terminó la gestión Cambiemos, que fue casi de puras caídas para lo fabril. A esa comparación con 2018 se la puede partir en dos: la actividad ya está por encima de la segunda mitad de ese complicadísimo año, en el que se iniciarion las devaluaciones que marcaron al fin de la gestión del ex presidente Mauricio Macri, pero todavía le falta un empujón para quedar por encima de la primera mitad.

A lo que queda del 2021 lo signará el escenario electoral. Por un lado, la mejora en el salario real, aunque no demasiado pronunciada, junto con los programas de crédito al consumo, deberían impactar positivamente desde la demanda. Por el otro, la dinámica de la actividad desde Brasil será clave y las expectativas no son tan positivas en ese sentido.

Los números de actividad industrial de julio fueron publicados por el Indec a través del informe del Índice de Producción Industrial (IPI) manufacturero. La comparación interanual siguió marcando una amplia mejora de 13%, aunque el número implica una desaceleración respecto al 19,4% que se había logrado en el indicador de junio.

Con todo, tal como destacaron desde el Ministerio de Economía, la producción fabril sigue bien por encima de los niveles prepandemia: "En la comparación mensual se registró -2,6% sin estacionalidad. Hubo paradas técnicas para la adecuación de líneas de producción y mantenimiento en algunos sectores. No obstante, el nivel sin estacionalidad se ubica 6,1% por encima del nivel pre-Covid de febrero de 2020".

Desde el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) habían adelantado que la mejora fuera de lo común del sector durante junio, sumado a la parada de las principales automotrices, habían generado un traspié en julio: "En parte se debe a que el dato de junio había sido extraordinariamente elevado, posiblemente por cierta recomposición de stocks tras el parate de fin de mayo, y también a lo ocurrido en la industria automotriz, que produjo 8.100 vehículos menos que en junio por paradas por vacaciones de invierno en las cuatro principales terminales y, también, por faltante de insumos (semiconductores) a nivel global. De todos modos, el nivel de producción industrial de julio, si bien inferior al de junio, es el tercero más alto desde 2018".

En la comparación con julio del 2019 también se mantuvo el crecimiento. "El IPI crece 5,6%, incluso contra julio de 2019. Con estos datos, en los primeros siete meses del año acumula una suba de 21% respecto de igual período de 2020 y de 4,9% respecto a los primeros siete meses de 2019", tal como destacó un comunicado de Economía. 

Desde LCG proyectaron una continuidad en la recuperación, aunque más lenta: “Esperamos que el crecimiento de la industria se modere a medida que nos acercamos a fin de año. La mejora transitoria en el poder adquisitivo que se buscó con las reaperturas de paritaria y los nuevos programas de créditos podrían impactar motivando el consumo, aunque esperamos que esto sea en el margen. Brasil está mostrando expectativas de crecimiento más moderadas tanto para este año como para el que viene, lo cual podría tener correlato en la dinámica industrial local. Estimamos así un crecimiento que promedie el 15% anual en 2021”.

En el Gobierno la mirada también es optimista y relativizaron el tropezón de julio, que es principalmente estadístico, ya que las series mensuales desestacionalizadas tienen ciertas oscilaciones particulares en tiempos pandémicos. A la estacionalidad se le suman eventos extraordinarios.

De hecho, desde el Ministerio de Desarrollo Productivo afirman que para completar el dato de julio habrá que esperar los números del empleo sectorial durante el mes. Vaticinan que, al contrario de lo ocurrido con la caída en la producción, se registrará un crecimiento de los puestos de trabajo fabriles. Y destacan que eso es porque los datos de empleo se mueven más en forma tendencial, sin oscilaciones cortoplacistas.

En ese sentido, los datos de los últimos 13 meses, hasta junio, mostraron una racha de mejoras en el empleo industrial desestacionalizado, lo que contrasta con la dinámica del período Cambiemos, cuando hubo caídas en 46 de los 48 meses de gestión. Aquello fue calificado por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, como “un verdadero industricidio”. Además dijo: “Este cambio no fue magia. Macri no quería a la industria nacional. Nosotros en cambio queremos ponerla de pie, y por eso implementamos más de 150 medidas de apoyo a la industria”.

Desde Desarrollo Productivo reconocen que el freno de Brasil en los últimos meses puede jugar en contra y destacan que habrá que esperar cómo evoluciona, aunque esperan que la mejora salarial incline la balanza, junto con la dinámica de recuperación que genera la reapertura económica en algunos sectores.

Por caso, la actividad petrolera está empezando a dar buenas señales y eso debería impactar en la metalmecánica que se encarga de abastecer de bienes de capital al sector. También prendas de vestir viene mostrando buenos números, y de hecho es el rubro que más tracciona, y se espera que continúe así en los próximos meses, tanto por la reapertura del comercio como de la baja en las importaciones que hacen competencia. Y algo similar se proyecta para la industria alimenticia, de la mano del impulso de las reaperturas en los restaurantes.


 

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

La pobreza volvió a crecer en septiembre

La pobreza volvió a crecer en septiembre

Por consumo y reapertura, la actividad superó el nivel prepandemia

Por consumo y reapertura, la actividad superó el nivel prepandemia

Los costos empresarios crecieron 59% anual

Los costos empresarios crecieron 59% anual

La industria retomó el crecimiento en septiembre

La industria retomó el crecimiento en septiembre

El uso de máquinas industriales y el mejor agosto desde 2017

El uso de máquinas industriales y el mejor agosto desde 2017

El BCRA rema para llegar a la cosecha fina y la brecha no baja

El BCRA rema para llegar a la cosecha fina y la brecha no baja

Por inercia, la inflación se disparó y fue de 3,5%

Por inercia, la inflación se disparó y fue de 3,5%

Precios e inflación: acuerdo récord para no aumentar productos básicos por 90 días

Acuerdo en tiempo récord para no aumentar productos básicos

La falta de inversión le pone el freno de mano a la recuperación

La falta de inversión le pone el freno de mano a la recuperación

El rojo primario rozó los 200.000 millones de pesos en septiembre

El rojo primario rozó los 200.000 millones de pesos en septiembre