Que la industria anotó una fuerte recuperación en el último año es un hecho. Sin ir mucho más lejos, el bimestre julio-agosto (sin contar junio-julio) fue el mejor para el sector, en términos de producción, desde marzo-abril del 2018, el momento en el que la dinámica se quebró por el comienzo de las megadevaluaciones. Sin embargo, la dinámica de esa recuperación se viene mostrando algo más lenta: en agosto la actividad industrial cayó 0,6% y ya había tenido un bajón en julio, con una contracción de 2,2%. Septiembre viene dando buenas señales, aunque se espera que el crecimiento sea lento.

El Indec publicó el informe del Índice de Producción Industrial (IPI) manufacturero de agosto. La variación interanual sigue mostrando números apabullantes, aunque lo cierto es que compara contra el piso histórico que marcó lo peor de la pandemia. Hubo un crecimiento de 13,8% contra agosto del 2020. Pero también hubo una mejora de 5,8% respecto al mismo mes del 2019, sobre el cierre de período Cambiemos.

En el segundo semestre aparecieron algunos frenos a la recuperación que venía mostrando el sector. Desde la consultora AMC afirmaron: “En agosto, la suba fue de 13,8% anual. Para obtener un análisis más realista de la evolución de la industria tenemos que observar el índice de variación intermensual desestacionalizado. El mismo reflejó una variación mensual negativa, la cual fue del 0,6%, poniendo fin a las señales de reactivación que presentaba la industria”.

Y agregaron: “En el caso de la Industria Manufacturera se podría decir que se podría observar cierta desaceleración dado que gran parte de la recuperación fue traccionada por la recomposición de stocks que generó el shock de oferta durante el año anterior”.

No coinciden con esa lectura en el Ministerio de Desarrollo Productivo. Señalaron que la comparación mensual desestacionalizada es muy volátil y que, por ejemplo, el IPI de agosto “corrigió y marcó que la caída de mayo fue más profunda, la recuperación de junio más fuerte y el dato de julio de menos caída que la versión anterior”. Por lo cual, la lectura negativa acerca de agosto podría ser modificada a futuro.

Y agregaron: “El trimestre móvil junio-agosto fue el mejor desde el inicio de la crisis cambiaria de 2018. Incluso tomados individualmente, los datos desestacionalizados de junio, julio y agosto son los tres más altos desde mayo de 2018”.

Además afirmaron que “los primeros datos de septiembre son buenos, ya que los despachos de cemento y la producción automotriz aceleraron su crecimiento contra 2019 y en la comparación mensual”.

Lo cierto es que los indicadores privados de actividad industrial también habían marcado que julio y agosto fue un bimestre de caída. El IPI de FIEL mostró una contracción acumulada de 2,6% en esos dos meses. Para el Indec la baja fue de 2,8% en ese mismo período.

Desde LCG remarcaron que la industria viene creciendo a un ritmo de 0,4% mensual desestacionalizado y que acumuló un alza de 1,9% en comparación con diciembre. La actividad del sector se encuentra todavía en el pozo, si se compara con los niveles pico de 2017. De hecho, contra noviembre de ese año la caída es de 8,5%. Pero se está dejando atrás el piso generado por los dos años de contracción constante con los que cerró Cambiemos y el 2020 pandémico.

En ese sentido, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, señaló: “Seguiremos trabajando incansablemente para poner a la Argentina de pie. Venimos de tres años muy difíciles, pero nos estamos empezando a recuperar. Eso es a través de la producción y el trabajo. Más producción industrial es más trabajo industrial. Desde diciembre de 2019, se crearon 36.000 puestos de trabajo formales industriales, con crecimiento en 18 de las 24 provincias”.

Para LCG las mejoras en el consumo propias del contexto electoral van a traccionar algo de actividad para el sector, aunque será leve: “Esperamos que el crecimiento de la industria se modere a medida que nos acercamos a fin de año. La mejora transitoria en el poder adquisitivo que se buscó con las reaperturas de paritarias y los nuevos programas de créditos podrían impactar motivando el consumo, aunque esperamos que esto sea en el margen. Brasil está mostrando expectativas de crecimiento más moderadas tanto para este año como para el que viene, lo cual podría tener correlato en la dinámica industrial local”.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

La actividad alcanzó su quinto mes consecutivo de recuperación

La actividad alcanzó su quinto mes consecutivo de recuperación

El tope a importaciones devolvió el superávit de cuenta corriente

El tope a importaciones devolvió el superávit de cuenta corriente

En lo que va de noviembre, el Tesoro logró financiarse con más deuda que emisión

En lo que va de noviembre, el Tesoro logró financiarse con más deuda que emisión

Ajuste: el gasto en jubilaciones cae 6,4% real en 2021

Ajuste: el gasto en jubilaciones cae 6,4% real en 2021

Los controles afectaron a las importaciones de consumo

Los controles afectaron a las importaciones de consumo

El PBI trepó por cuarto mes al hilo y crecerá 10% en 2021

El PBI trepó por cuarto mes al hilo y crecerá 10% en 2021

La industria crece pero se ralentiza la dinámica

La industria crece pero se ralentiza la dinámica

Por la inflación, en octubre la pobreza continuó sin ceder

Por la inflación, en octubre la pobreza continuó sin ceder

Los precios mayoristas dieron tregua pero se espera una aceleración

Close-up of a piggybank in front of businessman calculating bill with calculator

El uso de maquinarias trepó a su máximo desde abril del 2018

El uso de maquinarias trepó a su máximo desde abril del 2018