La inflación fue del 3,7% en diciembre y en el 2019 subió 53,8%, la mayor variación anual de los últimos 28 años. La inflación acumulada durante el gobierno de Mauricio Macri superó el 300%, un 40% promedio anual.

Los números quedaron lejos de los estimados en 2016, cuando el por entonces presidente del Banco Central Federico Sturzenegger dijo que la inflación iba a ser de 5% en 2019. Hay que multplicar por 11 aquella expectativa para que resulte en la inflación real del año, que batió el récord y por segundo año consecutivo fue la más alta desde 1991 (ese año fue de 84%).

En el proyecto de presupuesto enviado a la Cámara de Diputados de la Nación, el equipo económico de Macri no solo extendía sus proyecciones a 2017, sino que llegaba hasta 2019, último año de mandato si no había, como finalmente ocurrió, suerte con la reelección. Estimaba un dólar a $23,53 y una inflación de entre 3,5% y 6,5% para diciembre pasado

En los últimos doce meses, los precios que crecieron por encima del nivel general fueron salud, 72,1%; comunicaciones, 63,9%; equipamiento y mantenimiento del Hogar, 63,7%; y alimentos, 56,8%.

En el mismo período, los precios de las prendas de vestir y calzado aumentaron 51,9%, las bebidas alcohólicas y tabaco 50,2%, y bienes y servicios, que incluye limpieza e higiene personal, 55,9%.

Por debajo del nivel general, los precios de restaurantes y hoteles crecieron 50,3%, recreación, turismo y cultura 48,5%, educación 47,1%, vivienda, agua, gas y electricidad 39,4%.

Si bien en diciembre se registró una desaceleración en el Indice de Precios al Consumidor (IPC) la inflación anual fue la más alta desde 1991, cuando el costo de vida registró un 84,0%.

El IPC de diciembre aumentó 3,7%, los precios de los bienes subieron 3,3%, en tanto que los de los servicios lo hicieron 4,5%.

El registro de diciembre se ubicó por debajo de la estimación de las consultoras privadas que habían realizado pronósticos de entre un 4 y 5%. Y también por debajo del último Relevamiento de Expectativas del Mercado, que realiza el Banco Central. Los analistas del sector financiero, incluidos en el estudio, estimaron que en diciembre la inflación fue 4,1%, cuatro décimas más de lo que finalmente fue.

Para enero, consultoras y analistas esperan un aumento del 3,8% impulsado por la inercia del año anterior, los aumentos en alimentos y bebidas, y un parcial impacto del programa de "Precios Cuidados" que recién puede impactar plenamente en febrero próximo.

El relevamiento nacional de precios del Indec mostró que la región Noreste tuvo el indicador más alto de inflación con un 57,6%, mientras que el Gran Buenos Aires tuvo el más bajo con un 52,9%.

El Noroeste tuvo un alza de precios del 55,5% y le siguieron Cuyo con un 54,7%, la región Pampeana con un 54,1% y la Patagonia con un 54%.

En todo el año la composición del 53,8% anual de inflación correspondió al promedio de los aumentos del 48,9 en productos estacionales, otro 48,2% en los precios regulados por el Estado y en un 56,7% a los precios sin estacionalidad que componen el IPC Núcleo.