La inflación de febrero fue del 3,7% y logró una ligera desaceleración con respecto al 4,3% de diciembre y el 4% de enero, aunque tuvo una marcada suba en los rubros de Alimentos y Bebidas, Enseñanza y Equipamiento y Mantenimiento del Hogar.

De este modo, en el primer bimestre de 2021 la inflación acumulada fue del 7,8%, en tanto que en los últimos doce meses fue del 40,9%. La inflación interanual volvió a superar el 40% después de cinco meses en el rango entre 35-40%, precisa el informe mensual del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo ( UMET).

De acuerdo al informe, prácticamente la mitad de la inflación de febrero se explicó por lo ocurrido en Alimentos y Bebidas, rubro que se tuvo un aumento de 4,6% en sus precios. Las frutas y las verduras volvieron a ser determinantes en este comportamiento, con subas respectivas del 7,3% y 9,4%.

Por su parte, Enseñanza registró un alza de 5,0%, lo cual coincidente con el reinicio del ciclo lectivo y la vuelta a las clases presenciales luego de un año de virtualidad por la pandemia de coronavirus (Covid-19). Se esperan nuevos aumentos en este segmento durante marzo, en vista de que en el tercer mes del año se registra la actualización de cuotas de colegios y universidades.

Equipamiento y Mantenimiento del Hogar fue otro de los rubros con alzas destacadas en febrero, con un 4,6%. Incidieron aquí alzas promedio del 7% en servicio doméstico, pero también del 4% en muebles y del 4,2% promedio en productos de limpieza, tales como detergentes, escobas y esponjas. Otro capítulo que subió por encima del nivel general fue Otros Bienes y Servicios subió 4,2%. Aquí incidieron particularmente subas en pañales (14%), peluquerías (9%) y desodorantes (7%). 

Por el contrario, se encuentran debajo del nivel general Indumentaria y Calzado, que subió 3,6% y Salud, que lo hizo en 3,4%, en buena medida por lo ocurrido con medicamentos (3,7%) y consultas odontológicas (18%).

Esparcimiento, Transporte y Comunicaciones y Vivienda fueron los rubros con menores alzas, ya que todas estuvieron por debajo del 2%. Con el fin de las vacaciones de verano, Esparcimiento se encareció 1,9% en febrero, debido a que terminó la temporada alta de verano (que implicó que los paquetes turísticos bajaran de precio), y amortiguó las subas del 7% en alimentos para mascotas y del 20% en gimnasios.

En el caso de Transporte y Comunicaciones, la suba promedio fue también del 1,9%; incidieron aquí alzas del 6,2% en autos cero kilómetro y del 5,2% en combustibles. En tanto, Vivienda trepó 1,3%, y se explica por el congelamiento tarifario aún vigente, que permitió atenuar aumentos en rubros como alquileres (2,2%) y materiales de construcción (4,5%).

La inflación que se viene y la incidencia del dólar

El IET considera que de cara a los próximos meses, la dinámica de la inflación se asociará estrechamente a la dinámica del precio del dólar (que en las últimas semanas empezó a morigerar el ritmo de devaluación diario), los precios internacionales de los commodities, las tarifas de servicios públicos (congeladas desde hace ya más de un año) y las expectativas (que procuran ser coordinadas por medio del Consejo Económico y Social). 

Si la inflación del resto de 2021 fuera del 3,5% mensual (equivalente a la del último semestre), la inflación acumulada en 2021 alcanzaría el 52,1%. Si la inflación mensual pasara a ser del 3% en los próximos meses, la inflación acumulada sería del 44,9%. Para que baje del 40% interanual, la inflación de los próximos meses debería ser inferior al 2,6% mensual, en tanto, para que sea inferior al 30%, la inflación mensual de aquí en más debería menor al 1,9%.

Recuperación económica tras la cuarentena

En el terreno de la actividad económica el año comenzó con algunos signos de recuperación destacables. La producción industrial creció 4,4% interanual en enero y se ubicó en el mayor nivel desde mediados de 2018, lo que, en otros términos, implica que no solo recuperó lo perdido por la pandemia sino que incluso está operando por encima de los niveles de 2019.

La construcción también tuvo un arranque positivo del año, con alzas del 23,3% en términos interanuales ubicándose por encima de los niveles antes de la pandemia. Estas mejoras empiezan levemente a dar sus frutos en el plano del empleo formal en ambas ramas, observa el IET.

No obstante, los reducidos (aunque gradualmente crecientes) niveles de actividad que presentan ramas como el turismo, cines, teatros, transporte y otras actividades de esparcimiento están impidiendo que la recuperación del empleo formal privado se consolide. Estas ramas continúan siendo expulsoras netas de empleo y, hasta ahora, han neutralizado las mejoras registradas en la industria y la construcción.

Sin embargo, como dato positivo, sobresale la caída sostenida en la tasa de suspensiones (que había tocado un récord histórico en abril-mayo pasado) y la suba de las relaciones laborales activas. La generación neta de empleo solo podrá ser vigorosa una vez que la tasa de suspensiones haya retornado a un nivel normal, toda vez que resulta improbable que empresas que estén aplicando suspensiones creen nuevos puestos de trabajo.