La inflación fue del 1,9% en julio, por debajo de estimaciones privadas, y elevó el alza de precios minoristas al 15,8% en los primeros siete meses del año, informó el Indec. Tras la suba, el aumento de los precios minoristas en los últimos doce meses fue del 42,4%.

La medición, de alcance nacional, se ubicó por debajo de los pronósticos de la mayoría de las consultoras privadas, que habían proyectado un alza por encima del 2% para julio.

El rubro de Alimentos y bebidas no alcohólicas, el rubro más sensible y de mayor incidencia en el  IPC, registró un alza de sólo el 1,3%, mientras el que más subió fue Equipamiento y Mantenimiento del Hogar, con un aumento del 3,9%.

Le siguieron Prendas de Vestir y Calzado, con un alza del 3,3%, y Recreación y Cultura, que también verificó un incremento del 3,3% respecto del mes anterior.

El Indec informó que "la cantidad de precios relevados en julio fue mayor a la de junio" y que "la única división que debió imputarse por el Nivel general fue Restaurantes y hoteles, debido a que la mayoría de los locales que la integran permanecieron cerrados", por la emergencia sanitaria.

Los analistas esperaban una inflación por encima del 2% y calculaban que, luego de un inicio de mes con deflación, los precios habían retomado su dinámica alcista en la segunda quincena, empujados por los aumentos pautados entre el Gobierno y las empresas en los  Precios Máximos, algo que finalmente no ocurrió.

noticias relacionadas