La inflación volvió a desacelerar levemente durante julio, en lo que significó la cuarta moderación al hilo del ritmo de suba de precios. El incremento fue de 3%, bastante por debajo del 4,8% de marzo, pero todavía en niveles muy altos y que no logran perforar ese piso imaginario. La expectativa es que, en los próximos meses, se logre caer por debajo de 3%, aunque el fenómeno no iría mucho más allá. En lo que va del año acumuló 29,1%, ya por arriba de la meta que se había planteado el Gobierno para la totalidad del 2021.

El número fue publicado por el Indec a través del informe del IPC Nacional correspondiente a julio. La inflación interanual volvió a mostrar una aceleración importante y llegó al 51,8%, ya que comparaba contra los niveles relativamente bajos del mismo mes del año pasado, cuando el indicador había marcado un alza de apenas 1,9% mensual.

La dinámica deja dos lecturas: la primera es que los esfuerzos del Gobierno por generar anclas por el lado del tipo de cambio, las tarifas y los combustibles, que dejan la promesa de que hasta fin de año no habrá movimientos por ese lado, tienen impacto pero a la vez muestra ciertos límites. La desaceleración es décima a décima y en algún punto, entre fines del 2021 y principios del 2022, habrá que soltar esas anclas. La inercia es una de las claves del escenario actual.

La pandemia complicó el panorama y dejó un piso alto

En ese sentido, desde la consultora LCG señalaron: “La desaceleración respecto del mes previo luce poco relevante, considerando que la inflación hace 10 meses que no desciende del 3% mensual. Asimismo, este valor resulta algo alarmante, dado que en un contexto de múltiples anclas nominales significa que Argentina navega cómodamente en una inflación del 50% anualizada, de la cual no hay perspectivas de una moderación significativa”.

Y agregaron: “Los esfuerzos por anclar el dólar oficial dieron resultado en el margen. En los últimos meses la tasa de depreciación promedio se redujo del 3% mensual al 1,2%, mientras que los precios sólo disminuyeron del 4% al 3%. Adicionalmente, la ampliación de la brecha puede jugar en contra para que el tipo de cambio oficial sea tomado como referencia”.

La segunda lectura es que, pese a que la pandemia supuso un desafío extraordinario, la inflación todavía no superó el pico de 53,8% con el que cerró la gestión Cambiemos durante 2019. Aunque durante el 2020, a causa de la pandemia, el Gobierno se vio forzado a aumentar en forma histórica el gasto fiscal para intentar sostener vivas a las empresas, vía ATP, y al ingreso de las personas, vía IFE, con una emisión monetaria récord, pese a todo eso, el IPC del Indec todavía no superó aquel máximo inflacionario, inédito desde la salida de la híper.

El panorama inflacionario que se viene: un 2,8% promedio hasta fin de año

Para lo que viene, la expectativa sigue siendo una desaceleración lenta, tanto para la medición mensual como la interanual. Según el consenso de analistas y bancos de la city, expresado en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA, que esta vez le acertó al 3% de julio, el período agosto-diciembre terminará con un promedio de 2,8% mensual. Si eso se cumple, la interanual permanecerá impasible en 51,8% hasta octubre y ahí comenzará a desacelerar.

Hacia dentro de ese dato mensual esperado, se observa que habrán incrementos de 9% mensual acumulativo en las prepagas, en agosto, septiembre y octubre, a los que se sumará una continuidad de lo que vienen mostrando los medicamentos. El GNC subirá 8% en agosto y se estima que podrá haber otro incremento antes de fin de año. Similar número marcaran las expensas, por el 10% extra que cobraron los encargados de edificios a partir de julio.

Los alimentos siguen por encima del promedio e impactan en pobreza

Los alimentos y bebidas tuvieron un alza de 3,4% en julio, todavía bastante por encima del nivel general de precios, y fueron, como de costumbre, los que más impactaron a nivel inflacionario, ya que son los que más peso tienen en la canasta de consumo. El dato seguirá teniendo impacto negativo en cuanto al carácter regresivo de la inflación actual y podrá seguir poniéndole presión a los indicadores de pobreza.

Desde el CEPA afirmaron que los aumentos en alimentos y bebidas lucen disociados de la dinámica de costos de las empresas, ya que continúan al alza, incluso con el tipo de cambio y los combustibles anclados.

Al respecto afirmaron: “Ni los aumentos de luz, gas, combustibles, ni la variación del tipo de cambio, explican el 30,7% de inflación del rubro este año. Dicho de otro modo, cada uno de estos componentes han sido utilizados alternativamente como excusa para la remarcación del sector oligopólico cuyo objetivo fue la recomposición de la tasa de ganancia. Aunque se escuchan voces que sugieren nuevos aumentos derivados de las tensiones cambiarias del dólar blue, que no forma precios, y de la reapertura paritaria de este mes, esto no debería suceder en la segunda etapa del año”.

Sobre lo ocurrido en julio con los alimentos, el informe del Indec señaló: "La suba en la división  Alimentos y bebidas no alcohólicas (3,4%) fue la de mayor incidencia en todas las regiones. El incremento se explicó fundamentalmente por el aumento en Verduras, tubérculos y legumbres -donde se destacó, entre otros, el alza del precio del tomate-; Café, té, yerba y cacao; Aceites, grasas y manteca; Leche, productos lácteos y huevos; y Azúcar, dulces, chocolate, golosinas, etc. Estos aumentos estuvieron parcialmente compensados por las bajas en Frutas en algunas regiones".

Y agregó: "La división de mayor incremento en el mes fue Restaurantes y hoteles (4,8%), donde se destacó la suba de los servicios de alojamiento a raíz del receso de invierno. Los aumentos de las actividades asociadas al turismo también influyeron sobre la división Recreación y cultura (3,1%) y, en menor medida, Transporte (2,3%). Salud (3,8%) fue la segunda división de mayor aumento del período, sobre la que incidió principalmente el alza de Productos medicinales, artefactos y equipos para la salud".

Desde el Ministerio de Economía destacaron: "Por cuarto mes consecutivo se desaceleró la inflación y se ubica en julio 3%, el menor registro desde octubre del 2020. La inflación núcleo y los regulados también bajaron".

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

El salario real arrancó el semestre con una fuerte caída

El salario real arrancó el semestre con una fuerte caída

Con tasa de 108%, Finanzas consiguió deuda récord en pesos en septiembre

Con tasa de 108%, Finanzas consiguió deuda récord en pesos en septiembre

El Tesoro busca al menos 110.000 millones de pesos para no pedirle al BCRA

La agenda de licitaciones sigue siendo una clave para Economía

La industria generó 6.700 puestos de trabajo durante julio

La industria generó 6.700 puestos de trabajo durante julio

La meta fiscal de septiembre quedó en la cornisa, pero el dólar soja dio una ayuda

El déficit de septiembre no puede superar los $40.000 M

Récord del BCRA: en septiembre superó los USD 3.000 millones de compra de reservas

Al Central le llovieron dólares del campo

Cayó la desocupación y el empleo alcanzó su máximo en veinte años

Cayó la desocupación y el empleo alcanzó su máximo en veinte años

PBI superó lo esperado pero consumo e inversión ya muestran frenos

Todos los factores de la demanda afectarán a la producción

Con megatasa, el Tesoro consiguió una extraordinaria renovación de vencimientos

Tras la segunda vuelta, Finanzas redondeó otra licitación exitosa

El BCRA subió la tasa al 6,2% y sigue por debajo del ritmo de la devaluación

La tasa sigue corriendo por detrás de otros precios relativos clave