La inflación volvió a sorprender con un alza de 3,5%, un número altísimo y mucho más arriba que el esperado por el consenso de analistas y bancos de la city del REM, que la esperaba en 2,8%. Además hubo, por la comparación con un septiembre del 2020 todavía algo más calmo por el efecto de lo más duro de la pandemia, una nueva aceleración de la variación interanual, que trepó a 52,5%, el nivel más alto desde enero del 2020. La inflación se mantiene en su nuevo piso inercial, que ahora parece ser del doble que el que se manejó durante la década pasada.

El nuevo salto inflacionario generó fuerte debate entre analistas. Las explicaciones monetaristas ganaron mucha fuerza en redes sociales, al tiempo que otra bastante difundida, tanto entre ortodoxos como heterodoxos, señaló que hubo remarcaciones empresarias en base a la expectativa de un paquete fiscal que buscará apuntalar el poder adquisitivo en los próximos meses. Por expectativas, los empresarios buscaron cobertura (o apropiarse del ingreso de las clases populares), según esta lectura. 

Lo cierto es que la inflación de 3,5% estuvo alineada con lo que venía mostrando el IPC Núcleo, que es el índice que toma la evolución de los precios dejando de lado la influencia de primera ronda tanto de las variaciones estacionales como de las reguladas. Aunque desde el Gobierno destacaron, incluso en el comunicado correspondiente al dato publicado por el Indec, que la inflación venía acumulando cinco meses de desaceleraciones, lo cierto es que la núcleo nunca había perforado el 3% y de hecho ya acumuló 12 meses por arriba de ese piso. Ahí la inercia.

La inflación interanual no baja de 50% en lo que va del segundo semestre, lo que se corresponde también con el ritmo que traia la variación de precios en los años previos, con la excepción de un 2020 en el que la economía casi totalmente cerrada generó variaciones extraordinarias, que llegaron al 1,5%. Un año de represión inflacionaria, que quedó atrás una vez que volvió la nueva normalidad. 

El 50% anual se corresponde con una inflación promedio mensual en torno al 3,5%. Mes a mes, la incidencia de algún factor como la estacionalidad o lo que pase con los commodities puede tirar para arriba o para abajo (en agosto, cuando el IPC fue de 2,5% la estacionalidad ayudó mucho)

El director de Epyca Consult, Martín Kalos, explicó al respecto: “La inflación argentina arrastra una inercia muy grande. Ahora estamos en un piso más alto. Argentina supo tener una inflación de alrededor de 4% antes del 2017 y fue subiendo. Ahí pasamos a tener una inflación anual de 24% durante un tiempo. Salvo que pasara algo, como la recesión del 2009 o la devaluación brusca del 2014. El problema fue que con tantas devaluaciones bruscas, tan seguidas, desde 2018, pareciera que ya no es más 24% la velocidad crucero sino 50%”.

Y agregó: “Duplicamos el piso de inflación promedio anual. Si nos fijamos, 2018, 2019 y 2021 están en esa línea: años que terminaron en torno a 50%. Este año va a terminar alrededor de 48% o 49%, depende de cómo sean los últimos meses. La excepción fue el 2020. Por eso no baja de 3% la núcleo. Esto empieza a estar incorporado en los contratos de mediano plazo, con ajustes que se pautan en esa inflación y con un poquito más para cobertura”. 

La lenta mejora en el consumo que se vino observando en los datos de los últimos meses, junto con lo que se espera que agregue el paquete fiscal electoral, que por ahora fue tímido, permite también que las empresas recompongan rentabilidad perdida. En ese sentido, cabe destacar que en agosto el los precios al consumidor mostraron un alza de 9 puntos por debajo de los precios mayoristas, que reflejan los costos empresarios y que trepó a 61,5% en ese mes. Todo un margen para subas que precisa tener un mercado.

En ese sentido, el investigador de Fundus, Hernán Herrera, señaló: “Los precios estaban pisados por el nivel de actividad. Hoy hay más movimiento en la calle y mientras la economía se ajusta cambian los precios. La explicación no es de pesos que valen menos sino de precios relativos y costos. Se recuperan tasas de ganancia y hay más dinero para que se sostengan”. 

Aunque por su alta ponderación los alimentos volvieron a ser los que más traccionaron al índice, el rubro que volvió a picar en punta fue prendas de vestir, por el cambio de estación, con un incremento de 6%. Los alimentos subieron 2,9%. Entre ambos rubros le agregaron casi 1,5 puntos a la inflación del mes.

Desde el Ministerio de Economía analizaron: "La inflación mensual fue impulsada por los Estacionales, que aumentaron 6,4% mensual (vs. 0,6% agosto) por subas en Verduras, Frutas, Indumentaria y diversos rubros relacionados con el esparcimiento y turismmo.También contribuyeron los Regulados que aceleraron hasta 3,0% mensual (vs. 1,1% agosto) por subas en prepagas, tabaco y comunicaciones a nivel nacional y de electricidad, educación y transporte público a nivel provincial. Por su parte, la inflación Núcleo fue de 3,3% mensual (vs. 3,1% agosto)".

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

El BCRA rema para llegar a la cosecha fina y la brecha no baja

El BCRA rema para llegar a la cosecha fina y la brecha no baja

Por inercia, la inflación se disparó y fue de 3,5%

Por inercia, la inflación se disparó y fue de 3,5%

Precios e inflación: acuerdo récord para no aumentar productos básicos por 90 días

Acuerdo en tiempo récord para no aumentar productos básicos

La falta de inversión le pone el freno de mano a la recuperación

La falta de inversión le pone el freno de mano a la recuperación

El rojo primario rozó los 200.000 millones de pesos en septiembre

El rojo primario rozó los 200.000 millones de pesos en septiembre

Los intereses por Leliq crecieron 1,6% real y es el quinto mes al hilo

Los intereses por Leliq crecieron 1,6% real y es el quinto mes al hilo

La industria cayó 2,8% en el bimestre julio-agosto

La industria cayó 2,8% en el bimestre julio-agosto

Para el Banco Mundial, Alberto Fernández terminará su gestión habiendo crecido

Banco Mundial: Alberto terminará su gestión habiendo crecido

El Tesoro arrancó octubre con rollover de 126%

El Tesoro arrancó octubre con rollover de 126%

El consumo, todavía lento, siguió recuperando en agosto

El consumo, todavía lento, siguió recuperando en agosto