La Inversión Bruta Interna Mensual (IBIM) tuvo un crecimiento de 29,6% interanual en junio. De esta manera, ya lleva ocho meses consecutivos en números verdes, acumulando para el primer semestre del año un crecimiento de 28,9%. Niveles similares a los que tenía en octubre de 2019.

Los datos se desprenden del informe mensual del estudio Orlando Ferreres y Asociados (OJF). Otro dato importante que subrayó el texto es la estimación en dólares de la inversión: 5870 millones. Esto se traduce en el 17,9% del Producto Bruto Interno ( PIB), en términos de volumen físico y desestacionalizado.

De esta manera, el informe resalta que la inversión mostró una recuperación luego del freno de mayo. Así lo evidencia tanto la suba del índice desestacionalizado, como el aumento en la inversión medida en dólares y el incremento expresado como porcentaje del PIB

Por su parte, la leve desaceleración en la comparación anual responde a que la base ya no es tan baja como en los dos meses anteriores. De acuerdo al relevamiento de OJF, los sectores de la construcción, maquinaria y equipos y también vehículos fueron quienes traccionaron la inversión

Los sectores que más crecieron

En el caso de la construcción se estimó “un incremento de 37,1%”. De esta manera, en el primer semestre del año, la inversión en este sector acumula un avance de 30,1%. La maquinaria agrícola y la inversión en equipo durable de producción también fueron claves. Los equipos de origen importado crecieron 48,8%, mientras que los de origen nacional crecieron “solo 4,3%”.

“Se destaca particularmente el caso de la inversión en maquinaria y equipos de origen nacional, que en junio del año pasado mostró un fuerte repunte, especialmente en la venta de vehículos comerciales livianos y pesados, por lo que en junio de este año la expansión anual de este apartado fue de ‘solo’ 4,3%, cuando en un mes malo como mayo resultó de 13,2%”, detallaron desde OJF

Por último, el texto finaliza con el pronóstico para los próximos meses: “Esperamos que continúen mejorando los niveles de inversión de la mano del impulso de la obra pública”, y además agrega que “podría darse un adelantamiento de las decisiones de compra ante la incertidumbre que genera la evolución de la inflación y el tipo de cambio luego de las elecciones”.