El presidente de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA), Víctor Palpacelli, sostuvo que la ley de góndolas que pretende aprobar el Gobierno "será difícil de sostener en el tiempo", por lo cual consideró que es necesario evaluar la situación de todos los sectores de la cadena de comercialización antes de sancionarla.

En tanto, el dueño del supermercado mayorista Maxiconsumo, Víctor Fera, afirmó que este proyecto "tiene que salir porque es un beneficio grande para los consumidores y las pequeñas empresas", y aseguró con esta legislación "los precios de los productos bajarán en promedio entre 15% y 20%".

El proyecto, que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados, se tratará esta semana en la última sesión extraordinaria del año del Senado, y apunta a equilibrar el reparto entre proveedores de los espacios de exhibición de productos en los supermercados. "El espíritu de la ley es bueno, el fin es bueno pero es muy difícil de mantenerlo operativamente o llevarlo adelante y sostenerlo en el tiempo sin perjudicar a ningún sectores", indicó Palpacelli a radio El Destape.

Señaló que "antes de tomar determinaciones se deben considerar las miradas de todos los sectores que intervienen en la cadena de comercialización", y añadió que es preciso "tratar de buscar que esto pueda ser sostenido en el tiempo".

Advirtió que "en algún lugar de la cadena se puede perjudicar a alguno", y puntualizó que "el supermercado no debería ser el lugar donde se ajusta todo". Consideró que "hay que situaciones que se pueden prevenir previamente, como la creación de monopolios", y afirmó que "si eso se puede lograr, el Estado puede intervenir previamente a esto".