Gracias a una mejor recaudación tributaria y una moderación en el gasto generada por el enfoque más selectivo del gasto pandémico, junto con un buen desempeño de las colocaciones de deuda en pesos, en agosto los agregados monetarios confirmaron la tendencia iniciada en julio y desaceleraron su ritmo alcista. Por caso, el m2 registró una contracción en términos reales y el m3, que incluye a los plazos fijos, de buen desempeño, desaceleró su crecimiento. Ambos cayeron en términos del PBI.

El BCRA publicó el Informe Monetario Mensual de agosto, que informó un crecimiento de 3,2% nominal para el m3 privado a lo largo del mes. Al compararlo con la inflación núcleo esperada para el mismo período según el REM, de 3%, la suba en términos reales es de 0,2%, la más baja en nueve meses. El m2, en cambio, que se ve moderado por el desempeño de los plazos fijos, cayó 0,2% en términos nominales y por ende 3,1% en términos reales.

Desde el BCRA destacaron: “En agosto, el agregado monetario amplio M3 privado registró, en términos nominales y sin estacionalidad, un aumento de 3,2%, el menor de los últimos nueve meses, en tanto, en términos reales se mantuvo prácticamente en el mismo nivel de julio . Al interior del mismo, la contribución positiva de los depósitos a plazo fue compensada por una contribución negativa de los depósitos a la vista, mientras que el aporte del circulante en poder del público fue casi neutro. En términos del PBI, los agregados monetarios mostraron un cambio de tendencia a partir de julio, comenzando a revertir el fuerte proceso de monetización observado en el primer semestre del año”.

El director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, destacó que en agosto hubo menos emisión neta para financiar al Tesoro, lo que redundó en un menor crecimiento de los agregados monetarios. Afirmó: “Eso se debió en parte a que el Tesoro tuvo ingresos mayores por el vencimiento de las declaraciones juradas de Bienes Personales y de Ganancias, también porque hubo pagos al FMI por los cuáles el BCRA vendió dólares al Tesoro y esterilizó pesos. Lo importante sería que la moderación no sea en un mes puntual sino que llegue para quedarse. Y eso está por verse". 

Y agregó: "Para eso debería reducirse el déficit primario en todo el semestre y dar un sendero de credibilidad. Es decir, plantear 'bueno, la pandemia me obligó a incrementar el gasto y ahora lo vamos a moderar'. Y que te crean. Porque el tema no son sólo los pesos emitidos, que ya nos dejaron en máximos de monetización, sino también los pesos que vienen. En agosto hubo ingresos puntuales que permitieron achicar el déficit. Lo que viene no es tan optimista pero hay que esperarlo”.

Desde el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA) agregaron que también hubo impacto de la nueva fisonomía del gasto pandémico, en las nuevas etapas de sus programas de sostenimiento de la actividad: “Este resultado se explica tanto por una recomposición en los ingresos que se debe a la recuperación gradual de la actividad económica, y por la nueva etapa en los programas de asistencia que comienzan a focalizarse a determinados segmentos de la población y áreas geográficas”.

Si bien hay una discusión teórica histórica acerca de si la emisión monetaria tiene impacto en un contexto de baja utilización de la capacidad instalada (este jueves el Indec publica el dato de julio), lo cierto es que nadie duda acerca del potencial de salida al dólar que tiene cada peso impreso por el BCRA. En ese sentido, resulta destacable que durante la pandemia el BCRA incrementó la tasa de interés de los plazos fijos, lo que tuvo un buen impacto en su crecimiento. Así, se moderó la suba del m2. Los plazos fijos, por definición, representan un menor riesgo que los depósitos transaccionales (que son los que mide el m2, junto con el dinero circulante).

Fuente: Undav

Al respecto de lo ocurrido en agosto en ese sentido, desde el BCRA destacaron: “El crecimiento de los depósitos a plazo resultó similar al del mes previo, con variaciones mensuales que continúan ubicándose entre las más altas desde la salida de la convertibilidad. En términos nominales, completaron un aumento promedio mensual de 8%, equivalente a un crecimiento de 4,8% real. El crecimiento del mes estuvo compuesto tanto por las colocaciones de más de $1 millón como por las de menos de $1 millón, alentadas estas últimas por la suba de la tasa de interés mínima dispuesta a partir de agosto”.

Un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) destacó: “Los plazos fijos crecieron 59,3% desde diciembre. Esta variación positiva da cuenta del aumento del ahorro interno debido a las políticas llevadas a cabo por el Banco Central. La noticia positiva es que se vienen ofreciendo herramientas en pesos que resguardan el valor de los ahorros para la población sin ahogar al sistema productivo con altas tasas reales de interés. Es por aquí el camino hacia la paulatina normalización”.

Ante la consulta de BAE Negocios, Caamaño Gómez planteó un alerta: los plazos fijos, en Argentina, son a corto plazo y por ende, aunque más lento, también pueden correr al dólar. Dijo: “Los plazos fijos también pueden salir al dólar. Tardan más que los transaccionales pero igual se desarman en períodos de crisis. Además todavía es muy alto el porcentaje de transaccionales. Una suba sola de la tasa no alcanzaría. La tasa es inconsistente hoy. A veces no cierra contra la de la devaluación que convalida el BCRA. Eso acelera todo lo malo que nos pasa". 

Y enumeró algunos de esos males clave que están presionando sobre las cuentas externas: "El ahorro para comprar divisas, o televisores plasma, o el endeudamiento para no tener que vender la cosecha, o el adelanto de importaciones, o el cambio en la forma de financiar esas operaciones, prefinanciando exportaciones y financiando importaciones. Subir la tasa ayudaría a ganar tiempo pero el problema real es que se está emitiendo mucho para financiar al Tesoro”.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Privados ponen en duda la reactivación de septiembre

Privados ponen en duda la reactivación de septiembre

Agenda semanal: rojo fiscal, PBI e inflación mayorista

Agenda semanal: rojo fiscal, PBI e inflación mayorista

La aceleración comienza a materializarse en octubre y el IPC tiene piso de 3%

Comienza a materializarse la aceleración

En la primera quincena la inflación fue de 2,4%

En la primera quincena la inflación fue de 2,4%

Por el ATP, los asalariados alcanzaron el fifty-fifty

Por el ATP, los asalariados alcanzaron el fifty-fifty

La inflación interanual llegó a su punto más bajo en 2 años

La inflación interanual llegó a su punto más bajo en 2 años

La inversión productiva interrumpió su rebote en agosto

La inversión productiva interrumpió su rebote en agosto

¿Qué muestran las experiencias recientes de desdoblamiento cambiario?

¿Qué muestran las experiencias recientes de desdoblamiento cambiario?

El paquete Covid-19 llegó al 6% del PBI entre políticas fiscales y crediticias

El paquete Covid-19 llegó al 6% del PBI entre políticas fiscales y crediticias

La city modera sus expectativas de inflación

La city modera sus expectativas de inflación