La actividad industrial de febrero se contrajo 0,9% en febrero y revirtió la incipiente suba del 0,4% de enero. En ese sentido, las manufacturas también cayeron en términos desestacionalizados 0,1%, lo que generó una acumulación del 0,2% por debajo de la comparación con los dos primeros meses del 2019. La retracción estuvo explicada principalmente por el pozo en que cayó el sector automotor, que cambió de un eventual positivo de inicio de año a un derrumbe del 20% en el segundo mes.

Los números de febrero mostraban ya el impacto de la crisis sanitaria mundial producto del Covid-19, con una caída de exportaciones e importaciones de bienes de capital, pero prevén un fuerte impacto en la producción fabril argentina, con contracciones "preliminares de marzo del sector automotor (-34,4%), de la producción siderúrgica (-26,8%) y de los despachos de cemento Portland (-46,5%)".

El informe de la UIA mostró que la caída de febrero "se verá profundizada en marzo cuando se registre el impacto económico de la cuarentena total sobre el entramado productivo", y que una encuesta sectorial adelantó que "al interior de la industria todas las ramas de actividad presentan gran cantidad de empresas inactivas, donde hay tanto empresas vinculadas con actividades no esenciales como con las esenciales, que han restringido su producción a lo elemental".

"Desde el avance de la pandemia del Covid-19, la sociedad argentina en su conjunto atraviesa un escenario muy complejo, con gran impacto en el entramado productivo. En lo que se refiere estrictamente al sector industrial, esta pandemia ocurre justo cuando la actividad comenzaba a mostrar signos de desaceleración de la caída en la producción, luego de 20 meses de caídas interanuales", destacó el CEU de la UIA.

Hubo caída en el comercio exterior en general. Mientras, se profundizó el derrumbe de las ventas al mundo de las manufacturas de origen industrial con un 4,1% durante febrero, tanto en volúmenes (2,8%) como en precios (1,3%); por el freno de las inversiones, volvió a caer la importación de bienes de capital (27,3%), la de sus piezas y accesorios (26,3%) y de bienes intermedios (10,6%).