La propuesta de reestructuración de la provincia de Buenos Aires ya tuvo su primer no. Un grupo de bonistas internacionales, que tiene más del 40% de la deuda externa bonaerense, rechazó este lunes la oferta presentada el viernes por el gobierno de Axel Kicillof, al considerar que no refleja la verdadera capacidad de pago y no da lugar a una solución consensuada.

El Comité Directivo del grupo representado por Broadspan Capital, afirmó que "en lugar de entablar negociaciones, la provincia optó por lanzar una oferta de intercambio unilateral que no se basa en políticas creíbles que los acreedores pueden apoyar".

A través de un comunicado, el comité señaló que desde enero se ha "comprometido constructivamente y de buena fe" con el gobierno bonaerense para diseñar una reestructuración ordenada de su deuda externa y presentado propuestas que contemplan un alivio de más de 3.300 millones de dólares en servicios de deuda en los próximos cuatro años.

Según Broadspan Capital, los términos de la oferta presentada el último viernes "no reflejan la verdadera capacidad de pago de la provincia y no dan lugar a una solución consensuada", lo que probablemente haga fracasar la reestructuración, llevando a una potencial cesación de pagos y a un prolongado período de incertidumbre que inhibirá la inversión y la recuperación económica de la provincia.

Atentos a esto, el grupo pidió a la provincia "que abandone su postura unilateral y se comprometa a negociar de buena fe". "Sólo a través de este proceso se puede construir el consenso necesario para un canje exitoso que facilite inversiones de capital a largo plazo que contribuirán a mejorar el nivel de vida en la Provincia", reclamó.

El comité además destacó que la reestructuración de la provincia de Buenos Aires debe basarse en una evaluación de su situación financiera, la cual es distinta a la del gobierno nacional. "Argentina tiene un amplio mercado para la deuda provincial, y su viabilidad y acceso de las provincias al crédito depende de criterios objetivos, cooperación y buena fe entre emisores e inversores", afirma el comunicado.