En agosto, la recaudación tributaria volvió a niveles prepandemia y eso permitió que el BCRA desacelerara con fuerza la emisión monetaria para financiar al Tesoro. Eso sí: el IVA, que es el principal indicador de los niveles de consumo, siguió mostrando una caída interanual extraordinaria, aunque menor a la de julio. También hubo impacto de las medidas fiscales de alivio anticrisis. En parte, lo que terminó salvando las papas en agosto fue la Ley de Solidaridad Social, votada sobre el cierre del 2019, que generó buenos ingresos por el lado del Impuesto PAIS y los Bienes Personales.

El director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, destacó al respecto: “Sin Bienes Personales, que fue modificado a fines de 2019, y sin Impuesto País, que no existía el año pasado, la variación interanual real de la recaudación tributaria fue levemente peor en agosto (13,8%) que en julio (13,5%)”.

Cabe destacar en ese sentido que, más allá de la suba de alícuotas del primero de ambos tributos y la creación del segundo, la mejora en agosto se explica también por la presentación de declaraciones juradas de BB.PP. Se trata de un efecto de una sola vez. Algo similar pasó con Ganancias. Los vencimientos se venían aplazando desde junio, para aliviar las cargas en el medio de la crisis, y generaron incrementos en agosto. La recaudación de Ganancias trepó 27,2% en términos reales, al ser comparada con la de julio. BB.PP. casi quintuplicó.

Si se toman en cuenta los recursos del Impuesto PAIS, apuntalado por la compra de dólares, y BB.PP., entre ambos agregaron recursos por el equivalente a más de dos IFE a lo largo del año. Con ellos, la recaudación mostró una mejora sustancial en agosto. Tras una caída de 12,9% real interanual en julio, pasó a una contracción de 5,3% en agosto. Eso si se toma como válida la proyección de las consultoras y bancos de la city para la inflación del último mes, de 3%, publicada por el BCRA en el REM. El número ya es similar a la contracción de 5,2% y 5,1%, siempre interanual, de enero y febrero.

Así se explica que, tras la emisión monetaria récord del BCRA en los meses previos, en agosto sólo haya tenido que enviarle al Tesoro $40.000 millones (según datos al 28 de agosto). Una desaceleración importante, tras algunos meses de envíos promedio de $300.000 millones (en junio ya había transferido "sólo" $220.000 M). Aunque entre las explicaciones también se destacan las buenas emisiones de deuda en pesos, que dejaron un financiamiento neto de $86.000 millones en agosto.

Desde Afip destacaron: “La dinámica de la recaudación volvió a evidenciar una desaceleración en el ritmo de contracción en términos reales con relación a los registros observados desde que inició la pandemia del COVID-19. Entre los elementos que favorecieron el comportamiento de los ingresos tributarios se destaca la presentación de las declaraciones juradas y el pago de los saldos del Impuesto a las Ganancias y el Impuesto sobre los Bienes Personales. Como parte de las decisiones implementadas para aliviar la situación de los contribuyentes, los vencimientos previstos para junio fueron prorrogados en dos oportunidades”.

Fuente: LCG

Aunque a la vez remarcaron: “La caída en el nivel de actividad y las distintas medidas de política tributaria tendientes a aliviar la situación de los contribuyentes constituyen elementos relevantes para explicar el desempeño de los impuestos vinculados al consumo interno y el mercado de trabajo”.

De esa manera, Afip justificó las contracciones reales de 20,7% interanual en IVA (este indicador de consumo mejoró respecto a la de 22,7% en julio) y de 13,4% en la seguridad social. En el primer caso hubo impacto de “la evolución de la actividad económica y el mayor acogimiento a Planes de Facilidades de Pago”. En el segundo, se vio “el efecto de la postergación del pago del componente SIPA de las contribuciones patronales en el marco del ATP, así como la vigencia del plan de facilidades de pago para regularizar dichos vencimientos”.

A diferencia del IVA, el Impuesto al Cheque empeoró respecto a julio y mostró una mayor caída interanual: fue de 14,3% real (había sido de 11%). Por el lado de Ganancias hubo una caída real de apenas 2,5% interanual, lo que significó el mejor desempeño en lo que va del año. Se explicó, tal lo mencionado, por la postergación desde junio de los vencimientos, para aliviar la carga en el contexto de la coronacrisis, y la presentación de las declaraciones juradas. Los derechos de exportacion sufrieron una contracción real de 33,3% interanual, en línea con la caída de las exportaciones, en el marco de la crisis global.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Argentina, segunda entre los emergentes de más gasto fiscal

El dólar como amenaza es un peligro latente de la política fiscal expansiva y por eso Economía viene ajustando

Precios de los alimentos: ¿por qué se dispararon?

Precios de los alimentos: ¿por qué se dispararon?

La inflación de los pobres fue 4,7% en diciembre

La inflación de los pobres fue 4,7% en diciembre

El Gobierno ajustó y el déficit fue de 6,5% del PBI

El Gobierno ajustó y el déficit fue de 6,5% del PBI

Sin dólares no hay paraíso: qué dijo la consultora de Álvarez Agis sobre el FMI y la soja

En el 2020, el campo fue la principal explicación de las inestabilidades del dólar

Las subas del dólar y la soja golpearon a los costos

Las subas del dólar y la soja golpearon a los costos

La reactivación industrial continuó en diciembre

La reactivación industrial continuó en diciembre

El déficit fiscal de diciembre batió records

Guzmán estimó un déficit de 8,3% para el 2020 pero todo indica que estará por debajo del 7%

El año de Alberto en números: dólar, salario y tarifas

Ganadores y perdedores de los gobiernos de Alberto Fernández y Mauricio Macri. Qué pasó con el dólar, las tarifas, los salarios y la inflación

La inflación presiona a las tasas de pobreza e interés

La inflación presiona a las tasas de pobreza e interés