La brutal recesión que enfrenta la economía, con particular contracción de la inversión productiva, llevó a un desplome interanual de 31,8% en las importaciones de mayo. Semejante caída se monta sobre una de 28% que ya había ocurrido en mayo del 2019, de la mano de la megadevaluación de fines de mandato de Cambiemos. Con todo, entre mayo del 2018 y el mes pasado, las importaciones cayeron a la mitad. De esa manera, los analistas privados ya esperan que el superávit 2020 bata un récord histórico de hasta USD20.000 millones.

Semejante superávit (en mayo fue de USD1.893 millones) serviría para darle aire a una economía cuya restricción externa aparece como una enfermedad crónica. El ahorro de dólares será una clave de mediano y largo plazo cuando, si se llega a un arreglo con los acreedores, comiencen a correr los pagos de la deuda. Pero ese superávit no viene ocurriendo por razones virtuosas sino como un beneficio colateral de la recesión económica. De hecho, las exportaciones cayeron 16,2% interanual.

Para la consultora LCG, el superávit del 2020 trepará hasta USD20.500 millones. Para Ecolatina llegará a USD18.000 millones. En ambos casos, se trataría de un récord histórico. Para Abeceb estará en torno a USD16.500 millones y quedará en el borde.

Entre todos los datos negativos apareció un matiz: aunque el desplome de las compras y las ventas es enorme, en mayo la comparación con abril arrojó ciertas señales de piso en las caídas, en línea con el resto de los indicadores de la economía, que tras el desplome de abril comenzaron a mostrar algún mínimo rebote. Las importaciones de mayo "crecieron" 3,6% en la comparación desestacionalizada contra el mes previo. Las exportaciones 8,5%.

Con todo, el desplome de las importaciones se explicó principalmente por el desempeño de la inversión productiva, cuya participación en el PBI cayó a 12,5% en el primer trimestre y se prevé que continúe en franco desplome hasta el 10% u 11% en el segundo. Se trata de niveles similares a los de la híper. Así, la compra de bienes de capital cayó 30,6% interanual. La de piezas y accesorios para esas maquinarias, 48,6%. La de bienes intermedios 15,7%. La de combustibles y lubricantes 58,7%. La de vehículos de pasajeros, 76%. La de bienes de consumo 8,2%.

Por el lado de las exportaciones, la única suba apareció por el lado de los bienes primarios, con un incremento de 8,3%. El resto cayó: las manufacturas de origen industrial, 52,7%; las de origen agropecuario 5,5%; y las de combustibles y energía 40%.

Desde Ecolatina destacaron: el hecho de que las importaciones caigan mucho más que las importaciones ocurre porque la caída local del PBI es mayor que la global. Así, mientras el FMI espera contracción de 9,9% para Argentina, para el total mundial espera una de 4,9%.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Los envíos al Tesoro ya son la principal fuente de emisión

Los envíos al Tesoro ya son la principal fuente de emisión

La inflación de los pobres volvió a pegar un salto en junio

La inflación de los pobres volvió a pegar un salto en junio

Sigue en baja: el PBI cayó 0,7% en lo que va del 2021

Sigue en baja: el PBI cayó 0,7% en lo que va del 2021

La suba en las importaciones achicó el superávit comercial

Aunque también crecieron en cantidades, el precio internacional de la soja sigue siendo clave para la suba de las exportaciones

Obra pública, subsidios y envíos a provincias dispararon el déficit

Obra pública, subsidios y envíos a provincias dispararon el déficit

Los precios mayoristas desaceleraron levemente en junio

El petróleo y los combustibles fueron los que más traccionaron la suba de precios

Luego del parate, la industria volvió a crecer en junio

Luego del parate, la industria volvió a crecer en junio

Elecciones: el déficit primario superó el 0,5% del PBI en junio

Elecciones: el déficit primario superó el 0,5% del PBI en junio

La inflación impactó en salarios y en las chances de ahorrar

La inflación impactó en salarios y en las chances de ahorrar

La segunda ola obligó a las industrias a usar menos maquinaria

La segunda ola obligó a las industrias a usar menos maquinaria