La actividad económica acumuló tres meses de caída al hilo. Además, en abril aceleró la baja y fue de 1,2% mensual, la peor en lo que va del año. En mayo volverá a dar negativo y junio tiene opiniones divididas. Para julio ya se espera un cambio de signo y el año terminará con un crecimiento cercano al 7%, mayormente explicado por cuestiones estadísticas. Hasta acá, la mejora del año es de apenas 0,5%. La estabilidad cambiaria será la clave, junto con la política fiscal y la dinámica de los salarios. La segunda ola, con todo, tuvo mucho menos impacto que la primera ola, cuando se vio un desplome inédito.

Los datos fueron publicados por el Indec a través del informe del Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae) correspondiente a abril. En la comparación interanual, la mejora fue de 28,3%. Cabe recordar que abril del 2020 fue un mes históricamente bajo, por los efectos de la primera ola, que, por las restricciones sanitarias extremas del momento, tuvo un impacto mucho más fuerte en cuanto a su carácter recesivo.

De esa forma, aunque el 28,3% permite observar la recuperación económica registrada durante el último año, no es un buen indicador de lo que está ocurriendo con la actividad en plena segunda ola. En lo que va del año la mejora del PBI es de apenas 0,5%, lo que muestra cierto estancamiento.

Desde el Gobierno destacaron que la economía está “solo” 3,1% por debajo de los niveles previos al Covid-19. Y afirmaron: "cuatro sectores se encuentran en niveles superiores a los de abril 2019: Comercio (5,1%), Electricidad, Gas y Agua (3,6%), Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (2,4%) e Industria (2,2%)".

Ambos datos, presentados como positivos desde el Gobierno, tienen en realidad lecturas negativas como contraposición. La segunda ola provocó que la recuperación de la actividad económica se posponga al menos hasta junio y seguirá bien por debajo de los niveles de la prepandemia y del 2019. Además, 11 de los 15 sectores relevados por el Emae del Indec permanecen hundidos en la comparación con ese año.

El agro, por ejemplo, registró una caída de 2% respecto a abril del 2019; la pesca una de 17,3%; minas y canteras una de 8,4%; construcción una de 15%; hoteles y restaurantes una todavía demasiado abultada de 52,7%; transporte y comunicaciones una de 9%; los bancos una de 1,5%; los servicios de la administración pública y defensa una de 4,6%; la enseñanza una de 4,8%; los servicios sociales y de salud una de 34,4%; y otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales, que incluye por ejemplo a los eventos culturales, teatros y cines, una de 15,5%.

Sobre mayo hay consenso de que dará una nueva caída, ya que fue el mes de las restricciones más duras. Junio tiene opiniones divididas: las medidas sanitarias más rígidas se levantaron con un tercio del mes ya corrido. Para LCG en el mes impactaría positivamente la comparación estadística y en eso coincidió Analytica. Para Ecolatina, en cambio, habría otra baja más. 

A partir del segundo semestre arrancará nuevamente la recuperación. El Gobierno espera, en ese sentido, un crecimiento del PBI de 7%, superior al de 5,5% que marcaba en el Presupuesto. Se explicará fundamentalmente desde lo estadístico, ya que el 2020 dejó un arrastre de 5,7%, tal como surge de comparar los niveles de actividad de diciembre con el promedio del año pasado. Para los analistas privados estará apenas por debajo de esa nueva meta encarada por el Gobierno.

Desde Ecolatina señalaron: “Esperamos que el impacto de la segunda ola se haya traducido en un retroceso desestacionalizado de la actividad en el periodo abril-junio. Sin embargo, en la segunda parte del año, la economía se recuperaría tanto de manera desestacionalizada como interanual: el mayor ritmo de vacunación y la baja de contagios por el calor permitirían menores restricciones en comparación a los meses previos. Además, la desaceleración de la inflación en un contexto de reapertura de paritarias sería el principal mecanismo para que el consumo muestre un crecimiento en la previa electoral”.  

Y desde LCG afirmaron: “Seguimos proyectando una variación positiva del PBI en torno al 6,5%-7% para 2021, que resulta apenas por encima del arrastre estadístico que dejó la recuperación de finales del año pasado. El crecimiento sigue siendo tan marginal que hacia finales de este año la economía seguirá operando por debajo del (último) techo alcanzado en noviembre 2017”.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

La inflación interanual alcanzó su pico más alto desde enero del 2020

La inflación interanual alcanzó su pico más alto desde enero del 2020

El Tesoro quiso estirar vencimientos y el mercado lo castigó

El Tesoro quiso estirar vencimientos y el mercado lo castigó

La recaudación tributaria cayó 4,1% real

La recaudación tributaria cayó 4,1% real

El primer semestre fue una lluvia de dólares ¿Y ahora?

El primer semestre fue una lluvia de dólares

Pese a que el consumo sigue flojo, la actividad creció en junio

Pese a que el consumo sigue flojo, la actividad creció en junio

Finanzas priorizó aliviar los vencimientos de corto plazo

Finanzas priorizó aliviar los vencimientos de corto plazo

Tras dos meses de racha, el BCRA tuvo que vender dólar oficial

En las últimas jornadas, el BCRA ya desaceleró bastante el ritmo de adquisición de dólar oficial

El consumo cayó en mayo y el Gobierno busca impulsarlo

El consumo cayó en mayo y el Gobierno busca impulsarlo

Los envíos al Tesoro ya son la principal fuente de emisión

Se aceleró el ritmo de impresión de billetes en julio

La inflación de los pobres volvió a pegar un salto en junio

La inflación de los pobres volvió a pegar un salto en junio