A lo largo de enero, la inflación fue encontrando cierto sendero de desaceleración. Las últimas semanas del mes registraron, según las mediciones de alta frecuencia que realizan las consultoras privadas, subas de precios en torno al 0,3% semanal. El número es menor a lo que se observó a principios del mismo enero y más aún si se toman diciembre y los meses previos. Con todo, esperan que el año arranque con un IPC de entre 3,5% y 4,1%, aunque la dinámica de desaceleración permite pensar en un febrero todavía inflado pero algo más calmo.

La analista senior de Elypsis, Lucía Pezzarini, detalló a BAE Negocios: "Para enero tenemos 3,5%, sobre todo por la dinámica de las primeras dos semanas. En las últimas dos tuvimos una inflación semanal de 0,3% o menos, mientras que los registros anteriores habían sido de 0,6% y, yéndonos más atrás, de 1%, entre septiembre, noviembre y algo de diciembre. Esperamos que siga desacelerando en los meses siguientes, aunque posiblemente a mitad de año, cuando se termine el congelamiento tarifario, pueda haber un nuevo salto de los registros mensuales".

Además explicó: "Alimentos estuvo en línea con el promedio. Nos dio 0,3% en la última semana y eso explica gran parte de la desaceleración. El motivo por el que desaceleran los alimentos es porque en las primeras semanas de enero impactó de lleno el cambio del IVA y además se registraron aumentos preventivos ante el relanzamiento de Precios Cuidados. Para febrero proyectamos 3% mensual, sobre todo porque va a haber mucho menos arrastre. Enero tuvo uno de 1,4% y febrero tendrá otro de 0,4%".

Elypsis tiene una medición de precios de alta frecuencia que suele ser observada de cerca por el BCRA para sus decisiones de política monetaria. En la última semana el Central volvió a bajar la tasa de interés de referencia, es decir la de las Leliq, desde el 50% hasta el 48%. Entre las justificaciones de la decisión, la autoridad monetaria destacó el escenario recesivo y, coincidencia, una desaceleración inflacionaria que, según el comunicado oficial, parece evidente: "La tasa de interés de política se considera en valores adecuados tomando como referencia la desaceleración inflacionaria que comienza a evidenciarse".

El CESO mide, también con frecuencia alta, los precios de los supermercados. Si bien no representa el total de la canasta del IPC, es otra referencia de la dinámica inflacionaria. Para enero marcó un 4,1%, todavía alto. Pero en su último informe también destacaron cierta desaceleración: "A pesar de que en términos mensuales la inflación sigue muy elevada, en la comparación semanal se observa una marcada tendencia a la desaceleración a menos de la mitad (del 0,9% al 0,3%)".

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Marzo fue el mes de mayor emisión de la historia y la base monetaria creció 34%

El presidente del BCRA, Pesce, llenó de liquidez a los bancos

Ahogadas en lo fiscal, las provincias comienzan a flexibilizar la cuarentena

Los gobernadores y el Presidente habían acordado la continuidad del aislamiento obligatorio

La coparticipación en cuarentena: en marzo cayó 11,3% en términos reales

La coparticipación en cuarentena: en marzo cayó 11,3% en términos reales

La recesión siguió durante enero y en cuarentena la parálisis será del 70%

La recesión siguió durante enero y en cuarentena la parálisis será del 70%

La economía siguió estancada en enero y ahora se viene el desplome

El parate de la economía golpeará de lleno en los datos de febrero y marzo

En la previa a la crisis sanitaria, el gasto de los hogares seguía en picada

En la previa al coronavirus, el gasto de los hogares seguía en picada

La crisis sanitaria y el primer impacto externo: cayeron 35% las exportaciones a China

Primer impacto: cayeron 35% las exportaciones a China

El PBI cayó 4,6% en dos años y ahora se enfrenta a la crisis sanitaria

El PBI cayó 4,6% en dos años y ahora se enfrenta a la crisis sanitaria

La cuarentena ya obligó a un gasto fiscal extra del 0,6% del PBI y exige más emisión

El coronavirus dejó en el pasado a la discusión sobre la maquinita

El coronavirus promete una crisis económica de niveles históricos

El coronavirus promete una crisis económica de niveles históricos