Con una inflación alta y persistente, el Directorio del BCRA se decidió a convalidar una suba más fuerte que de costumbre en la tasa de interés. La de los plazos fijos saltó al 68% efectivo anual, lo que quedó nada menos que 8 puntos por encima de la inflación a 12 meses proyectada por los analistas y bancos de la city. Sin embargo, en términos mensuales, en junio las colocaciones a plazo volvieron a quedar por debajo de la inflación esperada para el mes y el primer semestre terminará con seis caídas consecutivas. No hubo ni un sólo mes en el que los ahorristas no perdieran. El nuevo esquema de tasas busca empujar a los bancos a tomar deuda en las próximas licitaciones del Tesoro.

En concreto, el Directorio del BCRA incrementó en 3 puntos la Tasa Nominal Anual (TNA) de las Leliq a 28 días, es decir la remuneración para que los bancos se queden en sus instrumentos de política monetaria. Pasó de una de 49% a otra de 52%. La TNA resulta más útil a la hora de hacer una comparación mensual de la tasa de interés contra la inflación. Al dividirla por la cantidad de meses se obtiene que ahora quedó en 4,3% mensual. Eso, a la vez, implicó una Tasa Efectiva Anual (TEA) de 66,4%. La TEA, que acumula los intereses que se irán devengando, es muy útil para comparar con la inflación anual, es decir la proyección a 12 meses.

Curiosamente, la tasa de los plazos fijos quedó por encima de la las Leliq. Como en todas las ocasiones anteriores durante el 2022, el BCRA también movió el piso obligatorio que deben ofrecer las entidades financieras por las colocaciones a plazo de los ahorristas. Para los de 30 días por menos de $10 millones, el mínimo saltó más que la Leliq: fueron cinco puntos y pasó de 48% a 53%. Es decir, una TNA de 4,4% mensual, bien por debajo de la proyección inflacionaria de 5% para junio, según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), publicado por el BCRA a partir de una encuesta a 41 analistas y bancos de la city.

Ese 53% de la TNA implica un 68% de la TEA, una vez que se agrega la acumulación de intereses que irá devengando un plazo fijo a lo largo de 12 meses. Ese número, tal lo dicho, se puede usar para compararlo con la inflación esperada de acá a un año. Ahí sí el BCRA logró establecer una tasa de interés bien positiva, ya que, según el REM, la inflación interanual en mayo del 2023 será de 60,1%. Se trataría, en ese caso, de una tasa positiva de 4,9% real. Ahí ayuda la idea de que los precios empezarán a desacelerar en el segundo semestre. Ex ante, la tasa será positiva. Más aun si se observa la expectativa a 12 meses relevada por la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) entre “la gente”, con una esperada de 58,4%. Junio ya casi jugado y con un piso altísimo promete una nueva contracción del ahorro. 

Hasta acá, tal como destacó BAE Negocios, aunque la TEA fue intentando competirle desde atrás a la expectativa inflacionaria a 12 meses (primero el REM aumentó mes a mes la expectativa y después en forma sistemática el BCRA ajustó la tasa), lo cierto es que en los hechos la TNA siempre perdió en la comparación mes a mes. En el primer semestre los ahorristas siempre salieron perdiendo.

La tasa saltó al 3,3% mensual en los primeros días de enero y la inflación fue de 3,9% durante ese mes, lo que implicó una contracción real de 0,6% en los ahorros de los depositantes. En febrero, subió a 3,5% mensual, lo que significó una baja de 1,1% real, frente a una inflación de 4,7%. En marzo trepó a 3,7% pero la inflación hizo pico en 6,7% y el deterioro real fue de 2,8%. En abril aumentó a 3,9%, con IPC de 6% y, por ende, una reducción real de 2%. En mayo incrementó a 4% y los precios estuvieron en 5,1%, lo que marcó un ajuste real de 1%. Para junio, con una nueva tasa de 4,4% y una inflación esperada de 5% según el último REM, habrá caída real de 0,6%. Un semestre a la baja.

Tal lo dicho, curiosamente la tasa de los plazos fijos quedó por encima del tipo de interés que ofrecerán las Leliq a 28 días a los bancos. A priori, para las entidades financieras ya no será beneficioso captar depósitos para ubicarlos en los instrumentos financieros con los que el BCRA busca regular lo monetario. Eso, en un contexto en el que el Tesoro empieza a ver amenazada la demanda de su deuda en pesos, luego de la fuerte caída de los bonos CER, parece buscar empujar al sector hacia las licitaciones, como refugio de valor.

Lo señaló Portfolio Personal Inversiones: “Creemos que esta medida no sólo intenta atacar la inflación sino además contribuir indirectamente con el financiamiento del Tesoro. Con una tasa para los depósitos a plazo fijo para personas humanas superando la tasa de LELIQ, se rompe la intermediación financiera para este segmento (el spread pasa a ser negativo en 1 punto porcentual). Por lo tanto, para los bancos ya no será rentable colocar estos depósitos (personas humanas representa el 50% de los plazo fijo totales) en LELIQ, por lo que deberán asumir mayores riesgos. La alternativa clara: la deuda del Tesoro”.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

El salario real arrancó el semestre con una fuerte caída

El salario real arrancó el semestre con una fuerte caída

Con tasa de 108%, Finanzas consiguió deuda récord en pesos en septiembre

Con tasa de 108%, Finanzas consiguió deuda récord en pesos en septiembre

El Tesoro busca al menos 110.000 millones de pesos para no pedirle al BCRA

La agenda de licitaciones sigue siendo una clave para Economía

La industria generó 6.700 puestos de trabajo durante julio

La industria generó 6.700 puestos de trabajo durante julio

La meta fiscal de septiembre quedó en la cornisa, pero el dólar soja dio una ayuda

El déficit de septiembre no puede superar los $40.000 M

Récord del BCRA: en septiembre superó los USD 3.000 millones de compra de reservas

Al Central le llovieron dólares del campo

Cayó la desocupación y el empleo alcanzó su máximo en veinte años

Cayó la desocupación y el empleo alcanzó su máximo en veinte años

PBI superó lo esperado pero consumo e inversión ya muestran frenos

Todos los factores de la demanda afectarán a la producción

Con megatasa, el Tesoro consiguió una extraordinaria renovación de vencimientos

Tras la segunda vuelta, Finanzas redondeó otra licitación exitosa

El BCRA subió la tasa al 6,2% y sigue por debajo del ritmo de la devaluación

La tasa sigue corriendo por detrás de otros precios relativos clave