La ex directora del Fondo Monetario Internacional ( FMI), Christine Lagarde, defendió la actuación del organismo en Argentina al sostener que "se lograron avances" pese a que el país enfrentaba "una situación extremadamente difícil".

Lagarde destacó que la intervención del organismo en la Argentina permitió reducir el desequilibrio externo y el déficit fiscal, y se acumularon reservas.

"Hicimos lo mejor que pudimos en ese momento cuando los líderes de la Argentina vinieron a nosotros porque estaban en una muy difícil situación", dijo Lagarde en un reportaje con la agencia Bloomberg.

La ahora presidenta del Banco Central Europeo reconoció que el programa que el gobierno de Mauricio Macri acordó con el FMI "tuvo efectos colaterales, se incrementó la pobreza y la alta inflación", pero consideró que contenía "suficientes protecciones para la seguridad social que permitían activar medidas de seguridad orientadas a proteger a los sectores más vulnerables".

"Tratamos de anticiparnos a los efectos negativos todo lo que pudimos, desafortunadamente los hechos recientes que fueron disparados por cuestiones políticas, resultaron ser muy difíciles para la población", indicó Lagarde.

La ex titular del Fondo criticó duramente a los que criticaron el papel del organismo de crédito multilateral al sostener que siempre es "el chivo expiatorio cuando las cosas van mal y es criticado por esos maravillosos economistas que no dijeron una palabra cuando el FMI intervino".