El presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), José Ignacio De Mendiguren, afirmó que las críticas de la oposición y de economistas a la situación financiera de la Argentina responde a un intento de imponer un modelo que permita a los países desarrollados “llevarse su materia prima y desestabilizar políticamente”.

“Antes, venían con los ejércitos a llevarse su materia prima y desestabilizar políticamente. Ahora bajan con ejércitos de economistas que nos quieren convencer que la posición de la Argentina es vender el trigo a granel”, aseveró.

Destacó la ayuda que el Gobierno realizó para sostener a las empresas y a los puestos de trabajo en medio de la pandemia, y aclaró que el déficit fiscal será la mitad de la emisión anti crisis de los países desarrollados. "Desde que estoy en la industria, ha sido el rescate más importante que tengamos memoria la mayoría de los industriales de la Argentina", aseveró.

A continuación la entrevista completa:

- ¿Cómo está el financiamiento para las empresas?

- Es muy importante para entender lo que significa esta crisis que estamos pasando porque uno escucha ciertos comentarios internos de la oposición o de muchos economistas tradicionales que nos quieren mostrar que el problema de la Argentina es casi único y que estamos frente a medidas erróneas y que llegan tarde. Pero si se pone en un contexto mundial, de una situación gravísima que todos saben cuándo empezó, pero que no se sabe cuándo va a terminar. Yo no hablo de la pospandemia sino de la pos vacuna.

- ¿En qué situación está la Argentina en relación al mundo?

- La caída promedio de actividad en el mundo está por arriba del 11%, como en España o Francia. Y en términos de déficit fiscal que genera el auxilio a la economía real, en Estados Unidos está proyectado al 23% para este año, mientras que Argentina no llega al 11%. Lo que quiere decir que es tal la magnitud que generó esta crisis que es de oferta y de demanda, que nunca se dan las dos cosas juntas. A veces el mundo tiene un problema de oferta porque falta, o tiene una sobredemanda que genera inflaciones, etcétera. Esta situación demuestra que estamos ante un problema grave a nivel mundial.

- ¿Y la receta de la Argentina es la misma de los países desarrollados?

- Esos países entraron a la crisis, fuertes, con músculo, con economías sólidas. Nosotros entramos a esta crisis con una economía que estaba en default. Lo que ha habido es una decisión política, que es lo importante porque las medidas se toman en relación a lo que sucede con las cosas porque se pensaba inicialmente que esto iba a durar 45 días. Hubo una decisión política del Gobierno de asistir con todo lo que fuera posible a las pymes, a los monotributistas, a la gente que no tenía ningún otro tipo de ingresos, casi 9 millones de personas. Ayudar dándole garantía a las empresas para pagar sueldos y hemos llegado a 260.000 empresas y pudimos pagar una parte de los sueldos a 2.600.000 trabajadores.

- ¿Alcanza para salir de la crisis?

- No, hasta que no vuelva la actividad económica, no salimos en forma generalizada de la crisis Hubo una decisión política de asistir. No es que se dijo: “el déficit fiscal no me lo permite, por lo tanto, que se mueran las empresas, que no cobren los salarios los empleados”. Hay que recordar que, en el gobierno anterior, cuando cerrábamos entre 50 y 60 pymes por día, nos decían que no había otro camino, que ese era el rumbo. Hoy estamos con una crisis muy grave, pero con una decisión política distinta.

- ¿Y se puede sostener esa asistencia?

- De acá en adelante, los anuncios que está haciendo el presidente (Alberto Fernández), es que esa asistencia va a seguir. Hay 40 medidas que todavía no se han anunciado que van en esa dirección, es una asistencia muy fuerte a la deuda del pasado a través de moratoria, instrumentos que permitan tirar hacia adelante esos pagos, y también por el lado de la demanda, dar incentivos para que la gente pueda comprar. Salieron planes para electrodomésticos, para motos, también el Ahora 12 para financiarte con largo plazo y meses de gracia. Es decir, el Gobierno va acompañando a esta tremenda internacional

- ¿Y qué aporta el BICE en este contexto?

- El banco nuestro es particular. Primero se crea un instrumento a través de fideicomiso para poder darle garantía a las pymes para que los bancos le presten para el pago de salarios, y llegamos a las 90.000 pymes atendidas. Y ahora esperemos ser fondeados, porque el BICE es un banco no muy grande, pero para ir a financiar capital de trabajo. Hasta ahora nuestro banco solamente atendía grandes proyectos, como los PPP.

- ¿Aguantan las empresas hasta la salida?

- La crisis es dura. Yo soy textil y he sufrido mucho. Pero es esta decisión política que indudablemente, desde que estoy en la industria, ha sido el rescate más importante que tengamos memoria la mayoría de los industriales de la Argentina.

- ¿Es posible instrumentar una banca de desarrollo en el país?

- Mi ambición es poder terminar mi gestión con una banca de desarrollo sólida, muy ágil en el proyecto de análisis de inversión. No hay país desarrollado en el mundo que no tenga un banco de desarrollo sólido. En Brasil el BNDS financia el 9% del producto bruto interno brasileño. En la Argentina todo el sistema financiero junto financia 13 puntos del producto. En Alemania, financia el 14% del PBI de ese país, que tiene una economía desarrollada y sólida. Lo que quiere decir que un solo banco de Alemania presta lo mismo e incluso más que todo el sistema financiero argentino. Si Argentina quiere tener país desarrollado, tiene que tener una banca de desarrollo.

- ¿Las críticas de la oposición y de economistas a la situación actual buscan poner en duda el perfil productivista de modelo del Gobierno?

- Por supuesto. Yo creo que es un problema ideológico. Desde que el mundo es mundo, en toda la historia la lucha está por dónde se agrega el valor. Es decir que los países que tienen buenos salarios y pleno empleo cuando aplican tecnología. Lo que quiere decir que el mundo quiere nuestro trigo, no quiere nuestro fideo; quiere nuestro poroto de soja, no nuestro biocombustible o la proteína que se hace con ese poroto; quiere nuestro gas y petróleo de Vaca Muerta, y el polo petroquímico lo quieren poner ellos, la destilación de petróleo se quiere hacer en los países desarrollados. Te quieren como proveedor de materias primas y recursos naturales, como Nigeria y los países exportadores de petróleo, en donde esos países no se desarrollan.

- ¿Es una forma de forzar un cambio de modelo?

- Es una lucha muy fuerte. Antes, en la historia, venían con los ejércitos, como pasó en Medio Oriente, a llevarse su materia prima y desestabilizar políticamente. Ahora como es muy grosero ir con los ejércitos (militares), bajan con ejércitos de economistas y teóricos que nos quieren convencer que la posición de la Argentina es vender el trigo a granel. Conclusión: eso te genera deuda permanente porque los dólares que juntás con todas tus ventas no te alcanzan para juntar los dólares que necesitás para pagar deuda, caés en la crisis y, arrodillado, te llevan al default y te vuelven a someter a esa economía primarizada, desde donde es imposible salir de la pobreza y de la deuda.

- ¿Y es posible el desarrollo del país en estas condiciones?

- Yo fui el primer ministro de la Producción de la Argentina en toda su historia, y me tocó en aquel gobierno de (Eduardo) Duhalde hacernos cargo de la explosión de la convertibilidad. Fuimos a un modelo productivo competitivo. A partir de ahí hasta el 2011, en donde se sintió la crisis internacional del 2008, la industria duplicó su producto bruto, la Argentina creció con desendeudamiento y con equilibrio, superávit fiscal y comercial, baja inflación. La única forma que tiene la Argentina de salir de su crisis es cuando produce con valor agregado y tiene los dólares necesarios para su desarrollo.

- En la actualidad hay una crisis de falta de dólares y críticas al modelo del Gobierno, ¿estamos ante un intento de golpe al modelo económico?

- Yo pregunto, ¿todos estos economistas que llenan los programas de televisión, sobre todo de un sector muy claro, no saben que Estados Unidos va un 23% de emisión de déficit fiscal este año?, o ¿no saben la caída del nivel de actividad de España o Francia, que son países desarrollados, que entraron a la crisis, es peor que el nuestro? Entonces, cómo puede ser que gente informada, que sabe que con las políticas que ellos defendieron hicieron que nosotros entremos a la crisis destartalados, con pobreza, indigencia, con el país en el default, hoy nos siguen criticando como si la Argentina fuera el único país que tiene caída de nivel de actividad. Por eso creo que tiene que haber mala intención, porque información tienen.

Más notas de

Ariel Maciel

El Gobierno busca dar certidumbre al plan productivo con el Acuerdo Económico y Social

El Gobierno puso en marcha el Acuerdo Económico y Social

Lozano: "En la presión del dólar hay un componente desestabilizador"

Lozano: "El problema no es el dólar ahorro, sino los pagos de la deuda"

Las siete claves del plan económico del establishment

Las siete claves del plan económico del establishment

Empresarios piden reglas claras y menos intervencionismo

Empresarios piden reglas claras y menos intervencionismo

Los comentarios de los ejecutivos respaldaron a Lacunza y criticaron a Guzmán

Los comentarios de los ejecutivos respaldaron a Lacunza y criticaron a Guzmán

Lacunza y Redrado criticaron el plan económico y alertaron por una crisis de mercado

Lacunza y Redrado alertan por una crisis de mercado

IDEA: "la falta de un plan global potenció la incertidumbre"

IDEA: "la falta de un plan global potenció la incertidumbre"

La pobreza reinstaló el debate por el impuesto a las fortunas

La pobreza reinstaló el debate por el impuesto a las fortunas

Las empresas de IDEA ven incertidumbre con el dólar, las tasas y el riesgo país

IDEA: empresas ven incertidumbre con dólar, tasas y riesgo país

Clima de tensión empresaria ante el discurso presidencial: "agrandó la grieta"

Clima de tensión empresaria ante el discurso presidencial