El secretario de Industria, Ariel Schale, aseguró que las medidas del Banco Central "apuntan a tener las garantías a que esas divisas que requiere todo el proceso de inversión, de crecimiento, de desarrollo" estén "disponibles".

En diálogo exclusivo con BAE Negocios, afirmó que las 60 medidas para reactivar las fábricas se realizarán de manera "secuencial", y acusó al macrismo de haber implementado un plan de destrucción del capital nacional. A continuación, la entrevista completa.

- ¿Cuáles son los desafíos que le piden los industriales?

- Básicamente hay un requerimiento muy transversal en todos los sectores de la actividad industrial que está focalizado en la necesidad de financiamiento para reconstruir un capital de trabajo que le permita volver a producir y tener posibilidad de tener un nivel de actividad y de política comercial propia de las empresas. Es un requerimiento muy lógico porque han atravesado un largo proceso de desindustrialización, y la pandemia vino a potenciar aún más ese ahogo financiero, que fue una de las características del gobierno de (Mauricio) Macri.

- ¿El macrismo puso en marcha un proceso para fundir a la industria?

- Ese proceso se caracterizó por dos cuestiones: fue muy transversal a todos los sectores de la actividad, o sea que nadie que producía en el gobierno le fue bien; y fue muy prolongado en el tiempo, lo que generó una despatrimonialización física del aparato productivo. En esta situación, en donde los industriales ven hoy un modelo claramente productivo, con decisiones a favor de la producción y del trabajo, el recurso más necesario es el financiamiento muy orientado a fortalecer el capital de trabajo.

- ¿Las expectativas están acompañando al proceso de reconstrucción de la industria?

- El trabajo es en varias agendas paralelas y de manera secuencial, en donde la pandemia tiene un impacto de encapsulamiento sobre la gestión. Hay un trabajo permanente sobre el entorno macroeconómico que es fundamental porque no hay nada que pueda ser sustentable, y mucho menos la política industrial, sin un orden macroeconómico. Y en este sentido es muy claro: gobernanza del tipo de cambio, baja en la tasa de interés y el ordenamiento del endeudamiento externo. Eso tres ejes recrean un orden macroeconómico que le permite a nuestros industriales tomar decisiones racionales.

- ¿Hay líneas de trabajo micro?

- Por debajo de ese orden económico, hay una doble agenda que nos planteó la pandemia: la asistencia a la marcha de los negocios industriales en el entorno pandémico, con una decisión muy fuerte de parte del presidente Alberto Fernández y del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, de desplegar una serie de instrumentos que le permitan a los industriales recorrer este sendero con impacto en niveles negativos en la actividad, en donde se destaca la Asistencia al trabajo y la Producción, un programa sin precedentes para una crisis sin precedentes. Tenemos una evaluación muy positiva, que en las cuatro fases implementadas significó el desembolso de $150.000 millones destinados a solventar buena parte del pago de salarios del sector privado, alcanzando a más de 340.000 empresas, la mayoría pymes industriales, y a más de 3 millones de trabajadores. Complementariamente la asistencia a nuestras pymes de acceso al crédito para capital de trabajo a tasas subsidiadas, donde también se han colocado más de $400.000 millones con más de 100.000 pymes que han accedido a este beneficio. Además los más de 540.000 autónomos y monotribustistas que accedieron a los créditos por $60.000 millones. Una serie de instrumentos que hemos desplegado en muy poco tiempo para poder acompañar este notable esfuerzo económico adicional a la crisis de desindustrialización del gobierno de Macri que han tenido que soportar nuestros industriales, para decir que vamos a estar acompañándolos hasta que tengamos claramente un inicio de proceso de salida del entorno pandémico y eso estará determinado por la evolución de la política sanitaria en la cura del virus. 

- ¿Y ya avanzan con medidas pedidas por los empresarios?

- Con los instrumentos de asistencia ya establecidos, nos permite encarar una segunda agenda, que es la de la reactivación que empezamos a desplegar con los anuncios presidenciales del 3 de septiembre en el día de la Industria, en donde hemos puesto en marcha el fortalecimiento del capítulo financiero y de asistencia al financiamiento a las industrias, con un monto de $455.000 millones destinado a todo el aparato productivo nacional; $255.000 millones a múltiples destinos: capital de trabajo, incorporación de maquinarias y equipos, financiamiento de la inversión y las exportaciones, para nuestras pymes $200.000 millones a proyectos que impacten sobre el cambio estructural que queremos provocar, como uno de los objetivos de política industrial, básicamente a proyectos orientados a consolidar plataformas de exportación o de sustitución de importaciones que alivien uno de los principales problemas de la estructura económica argentina que es su restricción externa. Se alivia con más crecimiento, más exportación, con más industria tratando de aliviar la necesidad de dólares, generándolos o sustituyendo la necesidad

- ¿Y que buscan con estas medidas financieras?

- Apuntan a consolidar un nuevo sistema de incentivos en la economía argentina, en el ordenamiento social, en donde la reproducción del capital se logre trabajando, invirtiendo, produciendo, consumiendo y no especulando financieramente.

- ¿Van a llegar las famosas 60 medidas?

- Las iremos anunciando secuencialmente. El capítulo financiero que mencioné es parte de ese esquema de medidas orientadas a la reactivación del aparato productivo nacional. Hemos anunciado también el fortalecimiento de los parques industriales, que tiene más de $3.000 millones asignados para desembarcar en una etapa inicial de 48 parques, dos por provincia, y que es fundamental para el ordenamiento territorial y para la lógica de sinergia que se logran en los parques. Hemos puesto $2.500 millones en el programa de desarrollo de proveedores, que aporta flujo no reembolsable en la compra de maquinaria en sectores estratégicos como petróleo y gas, metalmecánica, industria aeronáutica y aeroespacial, sectores muy dinámicos de nuestro entramado productivo nacional; sector automotriz en movilidad, que trata de fortalecer a nuestra pymes que integran cadenas de valor muy importantes.

- ¿Les llamó la atención algún sector puntual?

- Hemos encontrado en el sector automotriz en un estado de mucha endeblez en términos de su inserción internacional como también en su nivel de integración de partes nacionales de los autos que se fabrican en el país. Poder llegar con este programa a las pymes proveedoras de nuestras terminales automotrices para poder recrear el círculo virtuoso de la integración nacional.

- Hay un temor por la compra de insumos de la industria 4.0 solamente producidos en el exterior ante las nuevas restricciones cambiarias, ¿estarán los dólares para esos casos?

- Sí, categóricamente sí. Todas las medidas que está llevando adelante el Banco Central justamente apuntan a tener las garantías a que esas divisas que requiere todo el proceso de inversión, de crecimiento, de desarrollo y todo el sendero que tenemos por delante estén disponibles.

- Se alerta que las medidas restrictivas de dólares frena inversiones, ¿están viendo ese escenario?

- Es un proceso heterogéneo. En muchos sectores de actividad notamos una reactivación muy importante en las decisiones de inversión, y en otros todavía con un esquema de comportamiento más exploratorio. Pero los industriales saben perfectamente de nuestra orientación. Tener industria es una decisión política basal en la gestión de gobierno, y saben que cuentan con una política comercial, que es un eje muy importante de la política industrial que va a preservar un mercado interno, sabiendo que es la base para que nuestra industrias puedan insertarse en el mercado internacional. Nuestro mercado interno es basal en la lógica de escala que nos permite poder llegar a mercados externos con costos marginales ante la posibilidad de tener más argentinos trabajando, con mayores ingresos, más argentinos consumiendo tanto productos nacionales como importados. Tenemos la decisión de la centralidad de la producción y el trabajo y eso despeja muchas incertidumbres. Mercados y rentabilidad son dos factores que orientan nuestra gestión. Dotar de ambas cosas a nuestra actividad productiva son objetivos principales y no hay nada más certero que eso.

- ¿Apuestan a recuperar empresas para reactivar el mercado laboral?

- Toda la energía de la gestión está puesta en la inyección de este proceso de circuito productivo. Tenemos muchísima confianza a que pueda generar políticas públicas que recreen un escenario acorde para el incremento de los niveles de actividad tienen que ver con desplegar acciones no solamente sobre la oferta, sobre nuestra infraestructura industrial sino también sobre el consumo que permita reconstruir el tejido y la dinámica del proceso productivo. Lleva tiempo y ojalá esto prenda como lógica productiva.

- ¿Cómo definiría el perfil de la gestión?

- Los objetivos de la lógica industrial son aún más ambiciosos: venimos a plantear la nueva política industrial que de sustento a la macroeconomía argentina, lo que quiere decir que la industria sea un factor de solución de buena parte de la restricción externa del país, con una política industrial que estimule la agregación de valor y de inserción internacional de esos productos, todos orientados en un esquema de desarrollo, en una articulación entre nuestros recursos naturales, con el valor agregado de la industria manufacturera, todo eso vinculado sobre nuestro denso sistema científico-tecnológico.

Más notas de

Ariel Maciel

El Gobierno busca dar certidumbre al plan productivo con el Acuerdo Económico y Social

El Gobierno puso en marcha el Acuerdo Económico y Social

Lozano: "En la presión del dólar hay un componente desestabilizador"

Lozano: "El problema no es el dólar ahorro, sino los pagos de la deuda"

Las siete claves del plan económico del establishment

Las siete claves del plan económico del establishment

Empresarios piden reglas claras y menos intervencionismo

Empresarios piden reglas claras y menos intervencionismo

Los comentarios de los ejecutivos respaldaron a Lacunza y criticaron a Guzmán

Los comentarios de los ejecutivos respaldaron a Lacunza y criticaron a Guzmán

Lacunza y Redrado criticaron el plan económico y alertaron por una crisis de mercado

Lacunza y Redrado alertan por una crisis de mercado

IDEA: "la falta de un plan global potenció la incertidumbre"

IDEA: "la falta de un plan global potenció la incertidumbre"

La pobreza reinstaló el debate por el impuesto a las fortunas

La pobreza reinstaló el debate por el impuesto a las fortunas

Las empresas de IDEA ven incertidumbre con el dólar, las tasas y el riesgo país

IDEA: empresas ven incertidumbre con dólar, tasas y riesgo país

Clima de tensión empresaria ante el discurso presidencial: "agrandó la grieta"

Clima de tensión empresaria ante el discurso presidencial