Las políticas destinadas a cerrar las brechas de género representan el 15% del Presupuesto 2021 enviado al Congreso esta semana. Así lo detalló la titular de la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género (DNEIyG), Mercedes D'Alessandro, quien detalló que la cifra destinada a estos programas será de 1,3 billones de pesos.

"El desafío es que la salida de esta pandemia sea con mayor empleo, más producción, y que no se amplifiquen las brechas de desigualdad que observamos entre ricos y pobres, y varones y mujeres", indicó la funcionaria y destacó que es "la primera vez" que se presenta un Presupuesto con perspectiva de género.

Según especificó, el Ministerio de Desarrollo Social tiene "una de las partidas más grandes" y uno de los programas tiene que ver con "revalorizar las tareas de cuidado de las mujeres que están en los comedores, alimentando a las personas en estos momentos de pandemia".

También hizo hincapié en el programa "Argentina Hace" del Ministerio de Obras Públicas, que propone "incorporar contrataciones con paridad de género en el sector de la construcción, que está súper masculinizado para que las mujeres tengan mayor inserción".

D'Alessandro disertó en el panel "La economía en la construcción de la equidad", en el marco del evento Forbes Summit Mujeres Power, en el que se debatió sobre la brecha salarial, las diferencias de oportunidades, y los espacios ganados por las mujeres a través de la participación política.

La titular de la DNEIyG explicó que "en la Argentina hay brechas estructurales, ya que los varones y las mujeres tienen diferencias en cómo se insertan en el sistema productivo".

"Las brechas de ingresos son muy altas y esa brecha se agiganta cuando le ponemos perspectiva de género porque las mujeres están sobrerrepresentadas en los deciles de menores ingresos y subrepresentadas en los de mayores ingresos", agregó.

Además, resaltó que "las mujeres ganamos menos que los hombres, y las brechas se incrementan cuando hablamos de empleos informales". En esta línea, señaló que "esto atiende a una estructura que está detrás de lo económico que son las tareas realizadas en los hogares".

Por este motivo, D’Alessandro sostuvo que "en una estructura tan desigual, no entender que la pobreza está feminizada no te permite tener las herramientas suficientes para combatir la pobreza".