El magnate tecnológico Elon Musk no es ajeno a las predicciones sobre el futuro. Sin embargo, esta vez no se refirió a viajes espaciales o híbridos entre hombres y maquinas. El CEO de SpaceX aseguró que China se convertirá en la mayor economía del mundo y será el principal mercado de Tesla en términos de producción y ventas. 

En una entrevista con la agencia de noticias china Xinhua, el emprendedor sudafricano aseguró que el futuro de China “será grandioso” y que el país más poblado del mundo “se encamina a ser la economía más grande del mundo”.

Además, el "tecnorey" se refirió a las relaciones en los años venideros entre su compañía automotriz Tesla y el país asiático: “A largo plazo, China será nuestro mercado más grande, tanto donde fabricaremos la mayor cantidad de vehículos como donde tendremos la mayor cantidad de clientes”, agregó Musk. 

Los planes de China contra el calentamiento global

El dueño de Neuralink también le dedicó una palabras al plan económico y social de China, acordado a principios de este mes. El texto oficial detalla que el gobierno chino espera disminuir sus emisiones de dióxido de carbono en un 18% para 2025. El objetivo es lograr las cero emisiones de carbono para el año 2060

“Desearía que más países tuvieran estos objetivos”, expresó Musk sobre las “grandes y agresivas” metas del gobierno de Xi Jinping sobre el calentamiento global. 

El magnate sudafricano es una de las personas mas ricas del mundo

La importancia de China para Tesla

China es uno de los principales mercados de expansión de Tesla. Se trata del país donde se venden más vehículos eléctricos. Tesla lleva vendidos 150 mil vehículos en China, un 25% de todas sus ventas en el mundo. La planta de montaje de automóviles de Shanghái es, en términos de producción, la segunda del fabricante y la primera fuera de Estados Unidos.

En 2020, cerca de una quinta parte de los ingresos globales de Tesla, unos 31.500 millones de dólares, provinieron de China. Actualmente su mayor mercado es Estados Unidos, con 15,200 millones de dólares, según datos citados por The Wall Street Journal.

El miedo al espionaje de Tesla a China

Una nueva legislación en el país asiático indica que los residentes de viviendas militares que tengan un vehículo de marca Tesla deberán estacionar sus autos fuera de los complejos militares para evitar que los vehículos recopilen información de su entorno.

El gobierno chino teme que las cámaras multidireccionales y los sensores de los automóviles puedan significar un peligro de seguridad para las fuerzas militares ya que las autoridades no pueden controlar su funcionamiento, según confirmaron varias fuentes a la agencia EFE.

Musk no tardó en defenderse de las acusaciones de posible espionaje y afirmó que, si sus coches fueran utilizados para espiar, China ya le hubiera cerrado la planta de producción que tiene en Shanghái, la segunda fábrica en importancia a nivel mundial.