Las ventas en los supermercados retrocedieron 2,3% interanual en noviembre, pero repuntaron un 4% tanto en los autoservicios mayoristas como en los shoppings, informó ayer el Indec. De acuerdo al ente estadístico, el consumo masivo canalizado por este segmento se hundió 10% desde enero, por lo que acumula dos años seguidos con una fuerte baja, tras haber pedido 2% en el 2018.

Según las cifras oficiales, las grandes cadenas facturaron $24.317 millones medido a precios constantes por el canal minorista, al tiempo que los mayoristas embolsaron $3.975 millones y los centros de compra, $6.056 millones. El ticket promedio fue de $876 en el primer caso y de $3.568 en el segundo.

A pesar de representar el 2,2% del total de ventas en supermercados y 0,7% de los mayoristas, los canales online tuvieron un salto interanual importante, del 92,8% y 158,4%, respectivamente.

En cuanto a los medios de pago, en las cadenas minoristas la mayor parte del consumo se hizo con tarjeta de crédito, al acaparar el 38,9% del total, tras avanzar un 57,8% en términos interanuales, por arriba del índice de precios. Por su parte, el 33,5% de las compras se hicieron en efectivo y el 24,3% con débito, mientras que el 3,3% eligió otras formas, en estos tres casos con un alza por debajo de la inflación.

Por el contrario, en los autoservicios casi la mitad de las ventas se pagaron en efectivo, ya que representaron el 48%, con una suba nominal del 44%. En menor medida, el 18,4% fue con tarjeta de débito (saltaron 63,3%), el 16,5% con crédito (se dispararon 67,1%) y 17,1% con otros medios (mejoraron 131,8%).

Con la suba de noviembre, los mayoristas sumaron dos meses seguidos con un alza interanual, ya que en octubre sus ventas habían ascendido 3,5%.

En cualquier caso, la utilización de tarjetas de crédito para las compras de productos de la canasta básica como es este caso, fue el medio de pago que más creció en comparación a 2018, lo que refleja el deterioro en el ingreso de las familias, que debieron apelar a este mecanismo para poder llegar a fin de mes.

En cuanto a los shoppings, también se trató del segundo mes seguido con una mejora, dado que el mes anterior habían registrado un 5,2% más de ventas.

En noviembre, los centros de compra del Gran Buenos Aires explicaron este incremento en la facturación, ya que en esa área geográfica las ventas aumentaron 6,3%, mientras que en el resto del país apenas 0,2%.

Con todo, el consumo ya suma su segundo año consecutivo en baja. En el 2018 había retrocedido 2,3% en supermercados y 2,2% en el canal mayorista. En el acumulado entre enero y noviembre del año pasado, se observó una contracción del 10,1% y 9,9%, respectivamente, la mayor y más persistente desde la crisis de la Convertibilidad.

Más notas de

Ignacio Ostera

La inflación mayorista se desaceleró a 1,5% por freno al dólar y tarifas

La inflación mayorista se desaceleró a 1,5% por freno al dólar y tarifas

Se desacelera la producción de gas por el freno de Tecpetrol

El área a cargo de Techint fue la que más creció desde 2018

Luego del anuncio de aumento en jubilaciones, el Gobierno apura la ley de nueva movilidad

Luego del anuncio de aumento en jubilaciones, el Gobierno apura la ley de nueva movilidad

Alberto se acopla a Cristina y advierte que el FMI violó su estatuto para prestarle a Macri

Gerry Rice negó que se haya violado el convenio constitutivo

El Gobierno envió un guiño a los tenedores de AF20 y los bonos rebotaron hasta 18%

Guiño a los tenedores de AF20 hizo rebotar los bonos un 18%

Fin del "veranito": el AF20 se hundió más de 30% y arrastró a la Bolsa

El fin del "veranito" y los más golpeados

Fracasó la licitación de los bonos para pagar el AF20 y crecen las chances de reperfilamiento

Fracasó la colocación de Bonos del Tesoro para pagar el AF20

Economía reabre los tres bonos del canje en busca de $100.000 M para el vencimiento del AF20

Nueva prueba de Guzmán ante el mercado

Electrodomésticos, textiles y minería, los sectores que más crecerán en 2020

El Gobierno busca fomentar actividades extractivas

La construcción cayó casi 8% en 2019 y se perdieron 55.000 empleos desde su máximo

La construcción cayó casi 8% en 2019 y se perdieron 55.000 empleos