Pese al cachetazo de diciembre y su posible continuidad en enero, el 2021 promete ser un año de nuevo superávit comercial, lo que, de ocurrir y tener un correlato en el mercado cambiario, implicaría un alivio para la compleja sostenibilidad externa, en el marco del rebote del PBI. Se espera que ese superávit supere al del 2020, de la mano de los precios de los commodities y el mundo creciendo más rápido, con el empuje de un socio comercial como China. El riesgo lo aporta la incertidumbre climática. Y sobre todo la del dólar, que podría generar más retención de cosechas.

Es recurrente: cuando la actividad crece o rebota luego de un escenario recesivo, aparece la restricción externa. Se disparan las importaciones, para consumo e inversión, y su variación supera a la de las exportaciones, sobre todo si la recuperación económica se da con atraso cambiario impulsando al salario. En el 2020, la recesión ayudó a que la cuestión externa no dé un mazazo superior al sufrido por la pandemia. En el 2021, el viento de cola podría dar una mano extra. 

De hecho, las consultoras proyectan un superávit comercial de entre USD13.000 millones y USD15.000 millones. La consultora Ecolatina proyectó que durante el 2021 el balance de bienes dejará un superávit de USD13.000 millones, mientras que Abeceb previó uno de USD15.200 millones. ACM uno de USD14.000 millones. Llegaría a parecerse, así, al del 2019, que fue de casi USD16.000 millones, el más alto desde el también recesivo 2009 (caída de 6% del PBI).

Desde ACM dieron un panorama de lo que puede deparar el año en materia de comercio exterior de bienes: "La evolución del superavit comercial estará determinada por la performance de la cosecha y los precios internacionales de los commodities junto con la demanda de exportaciones industriales. Por otro lado, la persistencia de la brecha cambiaria podría traer aparejado un crecimiento potencial menor de las exportaciones y mayor demanda de importaciones. Estimamos un superavit comercial positivo en torno a los USD 14.000 millones si las lluvias acompañan y la demanda mundial de productos industriales se recupera".

En ese sentido, un informe publicado esta semana por el FMI mostró una mejora en las proyecciones de actividad económica global. Mejoró en 0,3 punto, respecto al último informe de octubre, la estimación de rebote del producto y ahora espera que la economía rebote 5,5%. El que traccionará será China, el segundo socio comercial, con un crecimiento de 8,1%.

Brasil, el principal socio, anotará una mejora de 3,6%, es decir que el Fondo mejoró en 0,8 punto su proyección respecto al país vecino. Estados Unidos, el tercer socio comercial, también mejora en 2 puntos sus proyecciones, gracias al nuevo paquete fiscal anticovid-19 y crecerá 5,1%. India, que también es un socio destacado, crecerá 11,5%. 

Desde la consultora Abeceb  proyectan USD15.200 millones. Señalaron al respecto: "Todo indica que Argentina volverá a mostrar un superávit comercial generoso, en un contexto en que se espera que las exportaciones aumenten casi un 18%, donde las manufacturas de origen industrial serían el rubro más dinámico con una expansión en torno al 30%. Por su parte, las manufacturas de origen agropecuario crecerían en torno a 16%, mientras que los primarios y combustibles y energía lo harían en torno a 11-12%".

Y, tal lo dicho, en el marco de la recuperación económica, la otra gran clave serán las importaciones. Al respecto, afirmaron: "También recuperarán lo perdido durante la pandemia y aumentarían casi un 17% en un contexto de recuperación parcial de la actividad, donde la economía argentina crecería 5,9% y de continuidad de los controles cambiarios, especialmente sobre los bienes finales".

La brecha cambiaria será una clave del balance de bienes 2021. Tanto por cómo puede afectar al superávit comercial como por su impacto final en la liquidación de las operaciones en el mercado cambiario, en ambos casos por la expectativa de devaluación. En el 2020, hasta agosto, la diferencia de cotización del dólar paralelo y el dólar oficial tuvo efecto en una menor cantidad de pagos de importaciones y exportaciones. A partir de septiembre, en cambio, el fenómeno empezó a pegar directamente en las propias ventas y compras externas. El sector oleaginosa y cereales fue el que lideró la corrida al dólar, buscando forzar una devaluación.

Desde Ecolatina resumieron: "Proyectamos que el saldo comercial de este año superaría al de 2020, ubicándose cerca de USD13.000 millones. A la inversa del año pasado, la recuperación se concentrará en el último cuatrimestre del año, es decir, en los peores meses del 2020. Esperemos que la tentación electoral de atrasar al tipo de cambio real no juegue en contra en ese momento, reduciendo la competitividad precio de nuestra economía y alimentando la brecha: los perjuicios serían muy importantes". 

LCG remarcó dos cuestiones. El esfuerzo del Gobierno por limitar las importaciones y el mencionado impacto de la brecha: "Esperamos que las importaciones muestren un sostenido repunte. Sin embargo, la evolución estará sujeta a las decisiones del gobierno, que desde septiembre empezó a restringir las compras externas para detener la sangría de reservas. En relación con las exportaciones, una brecha cambiaria estabilizada en niveles altos durante todo 2021 podría jugar en contra de los incentivos del sector. Sin embargo, esperamos un crecimiento de las mismas durante el año, donde los aumentos en los precios de commodities, particularmente de la soja cuyo valor llegó a alcanzar los USD500 por tonelada, traccionarían positivamente".

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

UVA y CER, los plazos fijos indexados fueron los preferidos en febrero para no perder contra la inflación

UVA y CER, los plazos elegidos para no perder contra la inflación

Los dólares exportadores alcanzaron para dar estabilidad en enero

Dólar: el campo mejoró 20% la liquidación respecto a diciembre

En el 2020, los bancos trabajaron más pero ganaron mucho menos

La tasa de los plazos fijos y de las Leliq y Pases provocó que los bancos privados perdieran dinero en diciembre

El BCRA observó caída del PBI en enero

El Banco Central aseguró que la posible interrupción del crecimiento en enero no parece anticipar una fase recesiva

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Ancla cambiaria: el Banco Central ralentiza la devaluación y perforará el piso en febrero

El atraso cambiario del oficial podría tener consecuencias en los dólares paralelos

Hacienda publicará superávit primario durante enero

El menor déficit público mejoró las cuentas y le permitió al BCRA aflojar con la maquinita y la emisión